La imagen de la noche: Arda Turán de rodillas rezando de espaldas a la tanda de penaltis. Es la estampa de un partido de nervios, emociones, lucha, garra y entrega. También es la imagen del cansancio, de la esperanza, el tesón y la confianza. Es el retrato de un equipo unido que tiene fe en poder derribar los obstáculos. Es el icono de lo que es el Atleti en sí.

Nunca habían logrado pasar una eliminatoria en la tanda de penaltis en la Champions, ya que las tres veces que les tocó las perdieron. Pero con Simeone se ve que todo se puede. Con el Cholo todos los atléticos han aprendido que se puede cambiar la historia y cada año consiguen algo nuevo. El Atlético de Madrid ha logrado pasar a cuartos de final de la Copa de Europa sufriendo. Mario Suárez abrió la lata en la primera parte con un zapatazo que puso la igualdad a la eliminatoria y a partir de ahí, una de cal y otra de arena.

Hubo momentos en los que el Bayern Leverkusen pudo haber marcado varios goles, pero los rojiblancos se pusieron las pilas en el segundo tiempo, sobre todo Arda Turán, el cual despertó de su letargo de los primeros 45 minutos. Eso sí, las lesiones marcaron el partido: pasados los 20 minutos Moyá tuvo que ser sustituido por Oblak –protagonista en la tanda de penaltis parando uno-; y Mandzukic acabó tocado y salió Torres en su lugar. Además el turco, al término de la muerte súbita, fue sacado en camilla.

Fue un partido que no se quiso jugar ni por unos ni por otros. Se palpó el nerviosismo en el ambiente y se notó que los penaltis les valían a cualquiera. Ninguno de los dos quería perder por nada del mundo. Y mientras los alemanes defendían las embestidas del conjunto local, los del Manzanares se desgañitaban gritando para animar y empujar a su equipo en busca del segundo gol, que nunca llegó.

Pero bien se sabe que en esta vida no te regalan nada y al Atleti no le regalaron nada, ya que el suspense se mantuvo hasta el final de los penaltis. Al final, el sufrimiento y la espera tuvieron su recompensa y se tradujo en un pase a cuartos más que merecido.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.