Llueve mucho, no para, como si no hubiera llovido nunca. 3.30 de la tarde de un jueves frío y sobre todo, húmedo. Llega puntual a la cita a la puerta de un bar cercano a Anoeta, no podía ser otro lugar, el escudo realista nos saluda a las dos. Un zumo de piña y un té nos acompañan en una mesa en la que las palabras fluyen y la entrevista se convierte en seguida en una conversación agradable. Ambas nos olvidamos de la grabadora.

Aintzane, ¿ por qué fútbol y no otro deporte?

(Se ríe) Sinceramente no sé cómo llego a elegir el fútbol. Yo creo que al final el fútbol me elige a mí. Empiezo a jugar con mi hermano en el patio de un colegio, me llena tanto que lo sigo practicando y hasta hoy en día.

Llevas más de 300 partidos con la Real Sociedad. Al mirar para atrás, ¿qué ves? ¿cómo recuerdas tus principios?

Sobre todo el recuerdo de muchas compañeras, muchos momentos buenos; malos también hay, pero sobre todo muchas buenas compañeras que han pasado por ahí; es con eso con lo que te quedas. Al final, el fútbol siempre es mirar para adelante; el fútbol siempre es mañana, no te da mucho tiempo para mirar lo que has conseguido pero sí que te quedas con mucha gente.

Aintzane comic¿Qué se siente cuando te vistes por primera vez la camiseta de la Real?

“Yo siempre he sido de la Real”. (En sus ojos se aprecia emoción). “La primera vez que fui a Zubieta, hacíamos entrenamientos y estaban todavía confeccionando el equipo; sólo el hecho de ir a entrenar me hizo muchísima ilusión; no me imaginaba que algún día podría jugar en la Real, no, no me imaginaba. Hoy en día igual las niñas pueden imaginarlo o tener más cerca porque la Real existe, es que antes no existía el equipo femenino de la Real. Gracias a que unas pioneras han ido abriendo camino, hoy en día es algo muy normal ver a una niña jugando al fútbol, al baloncesto al deporte que quiera. Es algo más habitual gracias a unas pioneras que se fueron metiendo en este mundo.

Aintzane habla pausada y suavemente, te envuelve con sus palabras transmitiendo seguridad y tranquilidad. Sigue recordando aquella primera vez. “Cuando te cogen para el equipo de la Real… es una ilusión muy grande. Nos vestimos por primera vez en un torneo; éramos varias las que veníamos del mismo equipo y de repente vernos todas vestidas con la camiseta de la Real…ufff una ilusión muy grande”.

Licenciada en IVEF, Máster en derecho deportivo, sacándote el título de entrenadora nacional, entrenadora de niñas, preparadora física de algunos deportistas, jugadora de la Real, ¿de dónde sacas tanto tiempo para, encima, poder escribir un libro?

Bueno (vuelve a reírse) intento sacar tiempo de todos los lados. El libro no ha salido de un día para otro. El libro ha sido un proceso que ha tardado mucho tiempo y que viene de muy largo porque hay historias que no son ni de ahora ni creadas en un chasquido. Llevo mucho tiempo escribiendo y contando sensaciones, en principio para mí y tras un empujón de Óscar Badallo, entonces le di una forma más seria, otro formato.Aintzane

La idea de hacer el libro, ¿surge de Óscar Badallo?

Yo siempre había tenido la idea de que escribir un libro sería bonito, pero no lo había llegado a perseguir seriamente porque estaba haciendo varias cosas y el hecho de estar todavía en activo, jugando, haciendo varias cosas, pues la verdad es que no me había puesto. Pero sí, el empujón final es de Óscar cuando me dijo “Vamos, para adelante”.

Talento en el campo y talento con la pluma. ¿De dónde sacas tu inspiración? Tus artículos cuando colaborabas con Marca o tu blog no son los típicos artículos sobre fútbol, es un poco literatura del fútbol…

Yo empecé a escribir en un blog y sí, contaba las cosas de otra manera. Porque habitualmente te cuentan o escriben sobre ti de una forma muy distinta a la que llevas dentro y, al final, era una forma de contarlo mientras te está sucediendo o, cuando ya ha pasado un momento, y tienes ganar de contarlo de una manera distinta a la que el resto lo está viendo . Y es una forma de contarla diferente, pero es la que surge después de mirar dentro de uno y decir: esto es lo que he sentido realmente en este partido o esto es lo que me ha transmitido esta historia o esto es con lo que me quiero quedar o esto es lo que me llevo. Y al final contar lo que sale de mí y bueno, un poco los sentimientos que surgen, pues no es algo habitual. Era algo que me daba miedo en un principio porque al final cuando uno cuenta lo que sale de más dentro deja mucho de sí. Y claro, conocen demasiado de uno mismo. El libro surgió así, los textos surgieron así y creo que también es algo bastante instintivo.

¿Por qué “Latidos de futbolista”? Latidos comic

(Vuelve a reír). En el libro todo tiene relación entre sí. El título surge muy al final y en torno a él se estructura más tarde el libro. Primero eran las historias y después había que darles una forma. Estaba viendo un partido en la tele, estaba pensando en varias cosas y me vino el nombre. Escribí corriendo a Óscar porque estaba además pensando en la relación que tenían todos los textos y me vino el nombre y a partir de ahí los relacioné todos, cómo iban colocados, los grupos…

“Latidos de futbolista” de alguna manera cuenta los secretos del vestuario. ¿Qué es para ti el vestuario?

Ufff (se pone seria) el vestuario habitualmente debe ser un invernadero, del vestuario no debe salir el calor que tenemos. Al final en el vestuario pasan muchas cosas, en el vestuario se conocen a los jugadores; en el vestuario se habla de muchas cosas; los momentos más comprometidos suceden en el vestuario; con el vestuario también me refiero al campo. Es un sitio del que el calor no debe salir para que luego los resultados, lo que es el equipo se vea o el juego, el sentir, el distintivo de un equipo llegue a buen puerto. El vestuario es un sitio privado, el sitio donde se hace el grupo, crece y pasan las mejores y las peores batallas.

¿Qué parte de la buena marcha de un equipo se gesta en el vestuario?

Casi toda, porque puedes tener las mejores individualidades que, si no interactúan, no se conectan, no tienen feeling, entonces no tienes nada. Un vestuario lleno de amistades, de momentos, de saber hacer frente a las distintas cosas que vayan surgiendo, ése puede ser el mejor equipo que hayas visto.

¿Qué es primordial para que un vestuario funcione?Aintzane 1 comic

Que cada uno de los miembros ponga lo mejor de sí y en todo momento tenga disposición al grupo y que cada uno dé lo mejor de sí, pero siempre a disposición de lo que es el equipo. Hay momentos en los que tienes que dar más, hay momentos en los que vas a recibir, es saber llevarlo.

Eres capitana del equipo, ¿qué debería aportar una capitana al equipo? ¿qué fuerza tiene la capitana en el vestuario?

Al final cada uno intenta hacer lo mejor que puede. (Se toma un tiempo para contestar, pero no duda). ¿Aportar? A cada momento y a cada persona lo que necesita pero al final como cualquiera… es una forma de liderar, uno necesita que le eches una mano, otro que le digas las cosas que necesita escuchar. Muchas veces es la capitanía de la veteranía, el conocimiento de lo que es el grupo, lo que es el club y también el hecho de poder transmitir lo que has ido aprendiendo durante años.

¿Te gusta ser capitana?

Sí, no es que me maraville el hecho de recrearme en ello, pero sí es algo que me enorgullece. El hecho de llevar mucho tiempo en la Real, de poder transmitir lo que son los valores del club a las compañeras, lo que has ido aprendiendo dentro del club, y del fútbol, de dónde vienes…

Me intriga mucho el vestuario con ese halo de mágico, secreto, misterio. Cuéntame algún secreto de vuestro vestuario. ¿Quién es la más llorona? ¿Quién la más tranquila, y la que templa los nervios de las demás? ¿Quién es la que pega el golpe encima de la mesa? ¿Quién es la graciosa que rompe la tensión en los momentos de bronca?

(Se ríe, pero no me lo cuenta). En el campo los roles son muy parecidos a los del vestuario. Cada jugadora tiene un rol tanto en el campo como en el vestuario. Todos esperan algo de ti en un momento determinado: que seas el gracioso, que en esta situación te vengas abajo… por tu forma de ser todos esperan algo, en el campo sobre todo y luego en el vestuario te comportas como eres.

Nuestra web se llama El vestuario.es y no es casualidad (me interrumpe para confesarme que nada es casualidad): perseguimos la complicidad de un equipo en el vestuario, ahí donde se gestan las grandes victorias y se digieren las derrotas. ¿Qué consejo nos darías?

Seguro que lo hacéis muy bien porque cuando le pones ganas a algo ves hasta dónde puedes llegar, si tenéis ganas… siempre va a haber conflictos pero es querer, tener ganas, dar lo mejor de uno… Que estén bien definidos los roles también es parte de que vayan a salir bien las cosas.

Aintzane, tienes 26 años. ¿Cuántos años más en la Real como jugadora? ¿Cómo imaginas tu futuro?

Lo que me dure el fútbol. Soy joven, muy joven, tengo muchos años de fútbol por delante, espero.

Te planteas el futuro por el mero hecho de ser mujer y que no puedo vivir del fútbol. Te planteas el qué tengo que ir haciendo, formación continua, trabajo. Estoy trabajando en unos campamentos de verano, inglés y fútbol; conectando con academias, cositas de gestión deportiva, todo muy vinculado al deporte. ¿Profesora? Actualmente no tengo ese tiempo pero me gusta mucho la educación, y de hecho le doy muchas vueltas a lo que hago con las niñas a las que entreno. Me gusta mucho.

Nada más llegar me ha confesado que llegaba de entrenar a su equipo de niñas. Orgullosa me cuenta los métodos de entrenamiento que utiliza intentando involucrar a las jugadoras en los planteamientos de los entrenamientos donde tienen un papel más importante pero sin que el entrenador pierda la autoridad. Está contenta porque hoy tres chavalas han preparado el entreno y le ha gustado lo que ha visto. Se nota que le apasiona su faceta de entrenadora.

¿Te has planteado escribir algún otro libro?

Mucha gente me pregunta lo mismo, incluso compañeras de otros equipos, pero ahora quiero disfrutar. Tengo muchos textos que no han aparecido en el libro. Tuve que elegir unos textos y eso hizo que dejara muchos de lado. Yo elegí 6o y es cierto que existen mucho más. No me he planteado de aquí a un futuro que haya una segunda parte, un segundo libro. Sí me lo han pedido. Sigo escribiendo pero hay muchos textos que nunca verán la luz.

Del libro estoy recibiendo mucho más de lo que he dado. Para mí está siendo una experiencia muy bonita porque hay mucha gente que me escribe, me cuenta sus sensaciones al leer el libro o que ha sentido lo mismo en cierta ocasión. Esa parte está siendo muy bonita. El libro ha llegado a mucha gente. Lo tienen entrenadores de primera división masculina y femenina, jugadores, chicos, chicas, gente que practica otros deportes, gente que no hace deporte. He recibido tantos mensajes bonitos que intento de alguna manera devolver todo ese cariño, contestar los mensajes, dar una respuesta. Algo muy bonito que me dijeron fue que después de haber leído el libro habían vuelto a sentir ganas de volver a Anoeta; niños de un colegio han hecho una práctica con uno de los textos… para mí todo es muy mágico. El hecho de que haya llegado a tanta gente y que sientan la necesidad de escribirte es muy gratificante.

El tiempo pasa volando cuando la conversación es interesante y con Aintzane como interlocutora podría seguir horas y horas hablando de fútbol, de la Real, de sus vivencias. Pero debemos volver a nuestros quehaceres y nos despedimos con una invitación por mi parte y una promesa por la suya: nos deleitará con unas líneas en nuestra sección de “Firma Invitada”. Aintzane Encinas, el latido de una gran futbolista.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.