El turismo es una importante inyección de dinero en la maltrecha economía del país y es por ello que las diferentes comunidades autónomas invierten mucho dinero en campañas con eslóganes pegadizos para atraer a los turistas a sus tierras. Andalucía nos ha sorprendido con varias campañas publicitarias intentando llamar la atención utilizando atrayentes mensajes como “Andalucía, te quiere”o “Llévate lo mejor de Andalucía” haciendo referencia a la hospitalidad y la amabilidad de sus gentes. Mensajes amables y acogedores que incluso se apoyaban en la música relajante de Chambao (Ahí estás tú).

Y esperando que esos mensajes se hicieran realidad viajamos a Andalucía para aprovecharnos de su buen clima, su arte, su buena mesa pero sobre todo de la simpatía de su gente. Y comenzamos a disfrutar de la generosidad de sus gentes cuando el Sevilla ganó su partido con el Athletic, por lo que la Real tenía la posibilidad de empatar a puntos con el eterno rival siempre y cuando consiguiese los tres puntos en su enfrentamiento con el equipo malagueño. Pero el Málaga se presentaba en el césped invicto en todos sus enfrentamientos con los equipos vascos esta temporada y habiendo ganado en su estadio al Athletic y al Eibar; el anterior enfrentamiento de los dos equipos blanquiazules en Anoeta se saldó con la derrota de los txuriurdin y la destitución de su entrenador Arrasate. Las premisas no eran muy alentadoras.

Los primeros quince minutos del Málaga fueron impresionantes ejerciendo un juego muy rápido, un dominio total y una presión asfixiante a la Real Sociedad que no conseguía retener el balón en sus pies. Sin embargo, Granero contó con la ocasión más clara de todo el partido en el minuto 28 de la primera parte, pero el jugador txuriurdin fue incapaz de aprovechar el regalo que le concedió la defensa rival y meter el balón en la portería cuando se encontraba totalmente solo. Y así se llegó al descanso con un empate a cero y un partido equilibrado.

A la Real le sobraron los primeros minutos de cada tiempo y comenzaron otra vez con una empanada terrible y sin saber qué hacer en el campo. Y así el Málaga consiguió ponerse con ventaja en el marcador tras un cabezazo de Recio en el minuto 55 tras una falta de Iñigo Martínez a Amrabat que le costó la tarjeta amarilla que le impedirá jugar en el Vicente Calderón. Y una vez más, a la Real le marcan a balón parado.

El míster, que decidió no contar con Pardo desde el inicio, realizó el cambio esperado por muchos y fue precisamente Pardo quien acertó a marcar un golazo, un Pardazo, en el minuto 83 igualando un partido que muchos daban por perdido.

Europa aún queda lejos y la séptima plaza es difícil pero como dijo Muhammad Ali “Imposible es solo una opinión” y todavía es posible soñar, pero para ello habrá que conseguir algún punto en el campo del equipo de Simeone al que la Real viajará sin sus dos centrales, Iñigo y Ansotegi al haber visto ambos la quinta amarilla.

Andalucía nos quiso y aunque no pudimos llevarnos lo mejor (tres puntos), la Real Sociedad consiguió un punto que todavía nos permite soñar con un viaje más largo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.