Nuestra temporada acabó en el momento en que firmamos los puntos necesarios para seguir una temporada más en la máxima categoría. Una pena, porque todos esperábamos mucho más de un equipo que parecía tener la calidad suficiente para estar en otra posición a finales de la Liga. Pero, visto cómo ha ido el curso, también supuso un respiro en los aficionados el ver que no debíamos sufrir durante más tiempo. Un respiro y un alivio para los corazones que ya estaban a punto de infarto y desgastados tras tanto sufrimiento y susto.

Desde el momento en que se certificó la permanencia, la Real ha firmado sus mejores partidos, como si se hubiera quitado un tremendo peso de encima y dando la sensación de que los músculos, por fin, se relajaban y podían trabajar de una manera mucho más eficaz. Al magnífico empate conseguido en San Mamés a pesar de jugar con diez jugadores y sobre todo, a pesar del robo y atraco sufrido al otro lado de la A8 una vez más, había que sumar el triunfo de 3-0 contra el Levante y el golazo de falta (por fin) de Vela.

Visitábamos el Camp Nou temiendo hacer el ridículo habitual de todos los años cuando antes de salir el campo, los jugadores daban ya por perdido el partido. Sin embargo, esta vez iba a ser distinto. No se ganó, ni se empató, pero la imagen del equipo no tuvo nada que ver con la de temporadas anteriores. Y eso es lo único que se pide al equipo: competir, luchar, sudar la camiseta y defender el escudo con uñas y dientes. Porque el Barça será, posiblemente, quien gane la Liga, la Copa y el que llegue a la final de la Champions, pero no es invencible. No debemos olvidar que esta misma temporada la Real ganó al Barça en su paso por Anoeta. “Imposible es solamente una opinón”.

Impresionante el trabajo de Rulli parando todos los balones que llegaban a su portería, haciendo posible que la Real llegara al descanso con su portería imbatida. El Barça consiguió su gol en un error defensivo cuando Mikel peinó un balón para que este fuera a las botas de Neymar. A partir de ahí, y en un momento en el que el Barça parecía relajarse, la Real lo intentó, pero no pudo dar la campanada. Pedro, con un gol precioso de chilena, consiguió el segundo tanto para los catalanes firmando el resultado final.

Buen partido de la Real con un planteamiento serio y una actitud profesional por parte de los jugadores. Fantástico el partido de Rulli e Iñigo Martínez, dos jugadores que están marcando las diferencias en los últimos partidos, junto con la calidad de Pardo.

Derrota pero sensación de optimismo para una próxima temporada. Así sí.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.