Una temporada más la Primera División femenina tuvo claro color azulgrana. El Barcelona no dio opción a sus rivales y acabó haciendo historia al proclamarse campeón por cuarta vez consecutiva. Con el trofeo ya en sus vitrinas las catalanas, además, igualan con estas cuatro a Athletic y Levante en lo alto del ranking de los clubes que más veces han logrado alzarse con el título liguero.

Fue un año relativamente cómodo para un Barça que tuvo en el Atlético de Madrid al adversario que más cerca estuvo de discutirle un reinado que parece no tener fin a corto plazo. El cuadro colchonero llegó a situarse a tres puntos de la cabeza pasada la primera vuelta pero un mal mes de febrero enterró sus opciones al título.

Afortunadamente, el segundo puesto permitirá a las rojiblancas participar en la próxima edición de la Liga de Campeones. Será la primera vez que España cuente con dos representantes en la máxima competición continental aunque lo indignante de todo esto es que la RFEF comunicó la resolución a falta de cuatro jornadas para la conclusión de la Liga.

De haberse sabido con anterioridad, la lucha por esa segunda plaza habría tenido mayor emoción sin lugar a dudas. Pese a sumar los últimos quince puntos en juego el Athletic –muy mermado por las lesiones a lo largo del curso– finalizó en tercera posición justo por delante de un Valencia al que se le hizo la temporada demasiado larga. Las “chés”, que acabaron cuartas a diez puntos de las madrileñas, cosecharon seis puntos en las últimas siete jornadas aunque al menos les quedará el consuelo de haber sido el único equipo capaz de haber ganado los dos partidos ante el intratable Barcelona.

Los siete puntos de diferencia entre el octavo y el noveno reflejan la poca emoción que tuvo la clasificación por entrar en Copa. Un mal final de primera vuelta dejó al Levante deambulando el resto del curso en la quinta plaza, mientras que el Rayo Vallecano supo reponerse a un mal inicio de competición para acabar sexto.

Tras fracasar estrepitosamente en la 2013-2014, el Espanyol recuperó su sitio en la zona media-alta de la tabla y podrá demostrar en la competición del K.O. por qué es el club –junto al Levante– que más veces se ha alzado con dicho galardón (6). Y quien también optará al título es el histórico Sporting de Huelva. Las onubenses firmaron el mejor año de su historia en cuanto a puntuación y se han ganado a pulso estar entre los ocho mejores conjuntos del estado.

Aunque para histórico el año realizado por Santa Teresa y Oviedo Moderno. Pese a ser un equipo debutante en Primera las pacenses supieron armar un bloque competitivo con varias jóvenes internacionales que darán que hablar en el futuro y cerraron el año en una espectacular novena plaza. El conjunto asturiano, por su parte, finalizó la primera vuelta en puestos de Copa y pese a que no pudo mantener el ritmo de sus rivales firmó la mejor temporada de su historia. Todo lo opuesto que la Real Sociedad. El cuadro txuri-urdin acusó en exceso las salidas que se produjeron en verano y fue una de las decepciones del campeonato al quedarse a once puntos del objetivo fijado en pretemporada.

Por la parte de abajo hubo que esperar a la última jornada para conocer la identidad de quien iba a acompañar al Sevilla a la Segunda División. Con las andaluzas descendidas desde hacía varias semanas, otros cuatro equipos tuvieron que pelear hasta la última jornada por evitar una plaza de descenso que fue a parar finalmente a manos de un irregular Sant Gabriel que, además, ve como su filial pierde también su plaza en la categoría de plata.

Lágrimas y decepción para las catalanas y alegría para Albacete, Transportes Alcaine y Collerense por permanecer un año más en la máxima división. Las primeras pueden sentirse satisfechas ya que se trataba de su debut y con mucho ojo deberán andarse aragonesas y baleares que año tras año les cuesta más trabajo llegar a la trigésima jornada fuera de la zona de quema.

Para trepidante también la lucha por hacerse con un pichichi que esta vez deberán de compartirlo Sonia Bermúdez (Barcelona) y Adriana Martín (Levante), autoras de 22 goles cada una. Pese al doblete de la última jornada, Mari Paz Vilas (Valencia) se quedó en 21, mientras que la guardameta blaugrana Laura Rafols se llevó el zamora de forma insultante al encajar 9 goles en 29 encuentros. Como dato curioso, sólo dos jugadoras, Patri Gavira (Sporting de Huelva) y Mari Ángeles Martín (Santa Teresa) disputaron la totalidad de los minutos.

Terminó la Liga pero no el fútbol. Entre el 10 y 17 de este mes los ocho primeros clasificados tratarán de hacerse con la Copa de la Reina cuya final four tendrá lugar en Melilla, aunque para ello primero habrá que superar la ronda de cuartos de final que tendrá lugar en Madrid. Pero por si fuera poco, no olviden que el fútbol no descansa en verano. El Mundial de Canadá (6 de julio-5 julio) está a la vuelta de la esquina y tendrá el aliciente de ver por primera vez a la selección española codeándose con las selecciones más potentes. No lo tendrá fácil el combinado de Ignacio Quereda –encuadrado en el grupo E con Costa Rica, Brasil y Corea del Sur– pero el hecho de estar presente por fin en un torneo de tal dimensión demuestra que el fútbol femenino sigue creciendo a pasos agigantados en España y que es cuestión de tiempo que a estas chicas se les reconozca de la forma que se merecen.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.