Una victoria más, un partido menos. Esa es la lectura positiva del encuentro del Real Betis frente al Mallorca disputado en Palma. Aparecieron los de siempre – Rubén Castro y Jorge Molina– para regalar a los verdiblancos un triunfo vital de cara al ascenso y alejar los posibles fantasmas tras el empate en el Villamarín frente al Llagostera. Además, los principales perseguidores en la lucha por ascender (Girona y Sporting)  ganaron sus partidos, recortaron distancia y la presión se la pasaron al Betis, quien no falló.

Regresaba el Betis a un “estadio maldito” donde en sus últimas diez visitas no había conseguido ganar y donde las cuatro visitas de Pepe Mel como entrenador se habían saldado con derrotas. Sin un juego vistoso, los de Mel vuelven para Sevilla con tres puntos más gracias a los goles de Rubén Castro y Jorge Molina, la pareja de moda. Sufrieron los verdiblancos, como de costumbre, al no sentenciar el choque. La segunda mitad se hizo más larga de lo normal y los cuatro minutos de añadido fueron eternos. Con el pitido final se reanudó la respiración de muchos béticos. El partido había terminado, el Betis había ganado.

Tres puntos de oro para consolidarse y acercarse al objetivo. El Betis sigue liderando la clasificación de la Liga Adelante con 75 puntos, seguido por Girona (71 puntos) y  Sporting (69 puntos) que marca la línea del ascenso directo con los puestos de play-off. Toca seguir remando en los cinco partidos que quedan ya que los rivales aprietan y parecen llegar al último tramo de temporada en buena forma y sin levantar el pie del acelerador.

Quedan cinco finales, aunque con tanto sufrimiento veremos si llegamos a la primera. Volveremos.

Sobre El Autor

Cris Olid

“A todo el que se ponga la camiseta del Betis le tiene que hervir la sangre verde. Y al que no le guste que se vaya a otro club. Es una filosofía que hay que inculcar.” Sebastián Alabanda.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.