La de David Pizarro es una de las historias que te hacen pensar que es cierto que el fútbol es capaz de mover montañas. Después de 16 años ha vuelto a la selección chilena para disputar la Copa América en su país natal ante un público que le esperaba con los brazos abiertos.

Su carrera ha estado dividida entre la Liga chilena y el Calcio, con un breve paso por la Premier militando en las filas del Manchester United. Pizarro es un ídolo para muchos de los aficionados de los equipos por los que ha pasado. Entonces, ¿cómo puede ser que uno de los mejores futbolistas chilenos de todos los tiempos pasase tantos años sin vestir la roja?

Su actuación en el debut con Chile sub-20 en 1999 le valió la llamada de Nelson Acosta, seleccionador de la absoluta en aquel año, para medirse a Guatemala. Tras aquel partido jugó varios amistosos y su primer tanto llegó contra Bolivia poco después. Su convocatoria para la Copa América no se hizo esperar.  Los éxitos no cesaban en la carrera de Pizarro. Un año después consiguió la clasificación para la sub-23 a los Juegos Olímpicos de Sidney 2000.  Además la absoluta seguía contando con él.

Seis años después, la vida de Pizarro dio un giro de 180 grados. Decidió dejar la selección. Los problemas con algunos de los compañeros de equipo fueron el detonante para su salida.

Así pasaron nueve largos años. Fueron muchos quienes intentaron que Pizarro volviera a la que seguía siendo su casa, pero el jugador se negaba en rotundo. Ni siquiera Marcelo Bielsa, uno de los hombres más convincentes del fútbol, ni la presidenta Michelle Bachelet consiguieron llevarle de vuelta. No fue hasta 2013 cuando Jorge Sampaoli, el actual técnico de la selección chilena, obtuvo el ansiado sí de Pizarro.

Han pasado 16 años desde que el chileno jugase su primera y última Copa América. En el partido inaugural de la edición actual saltó al campo en el 85’ sustituyendo a Charles Aránguiz ante Ecuador y el Estadio Nacional se vino abajo.

Pizarro no solo es un icono, sino que para Sampaoli su presencia es innegociable. Dan igual los minutos que juegue, las asistencias que dé o los goles que marque; lo que importa es que ha vuelto a casa y lo ha hecho para luchar con todo Chile a la espalda.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.