En esta vida todo es posible y el Zaragoza es el equipo que a día de hoy puede gritar a los cuatro vientos que no hay nada imposible. En dos partidos, los de Ranko Popovic se ha convertido en el rey de las remontadas, e incluso, de superarse a sí mismo. Primero, al pasar las semifinales de la promoción de ascenso venciendo al Girona en la vuelta por 1-4 (increíble heroicidad y más si hablamos de que en la ida los catalanes endosaron a los maños un tres a cero); y segundo, tras ganar a Las Palmas por 3-1 en casa en la ida de la final por alcanzar la máxima categoría.

Un encuentro en el que el conjunto aragonés le echó coraje y corazón -además de tener las ilusiones a flor de piel por todo lo ocurrido la semana pasada-. Empezaron perdiendo, pero ya sabemos ese dicho: “los últimos serán los primeros”, y así fue. Llegó la remontada del Zaragoza con tres goles. El empate lo logró Diego Rico, Pedro firmó la remontada con el segundo tanto y William José –que ya marcó frente al Girona-, obró otro milagro dejando la eliminatoria muy accesible para el equipo maño. Y en este resultado hay que decir que los canarios tuvieron oportunidades suficientes para empatar el encuentro, pero al final quien perdona, lo paga y eso fue lo que le ocurrió a Las Palmas.

Antes de vérselas con el conjunto canario, se enfrentaron al Girona y la verdad que fue un partido para enmarcar. Ya en la primera mitad habían empatado la eliminatoria con tres tantos, William José en dos ocasiones y Cabrera hicieron por el momento el milagro real. En la segunda parte, el gol de Fernández dejó sentenciado la eliminatoria, ya que por el golaverage, a los catalanes solo les valía marcar dos más para conseguir el pase a la final, pero solo anotaron un gol. Al final la fe y la esperanza del Zaragoza hizo que se clasificasen para la última oportunidad de subir a Primera.

A día de hoy el Zaragoza tiene más cerca que nunca el ascenso a Primera. Eso que tanto había ansiado durante años y eso que ahora puede tocarlo con la punta de los dedos. Regresar a la máxima categoría es lo que quiere Ranko Popovic para todo el aficionado maño y puede concretarse este domingo en Las Palmas, en el estadio Gran Canaria a las siete de la tarde. Justo a las nueve de la noche, si las cosas salen bien, el Zaragoza podría acompañar a Betis y Sporting en la nueva andadura por Primera División. Por el momento, la suerte está de parte de los maños.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.