Osasuna no levanta cabeza y por ello, la directiva ha decidido la destitución del técnico rojillo, Jan Urban. El elegido para sustituirle y llevar el timón del barco ha sido José Manuel Mateo, entrenador de Osasuna B. Los tres puntos que le separan del descenso, mas la racha de cuatro derrotas consecutivas, sumado a que no ha marcado ningún gol, han hecho que en Osasuna se tomasen decisiones drásticas, sobre todo tras perder frente al Lugo por 0-2.

El conjunto navarro quiso dar una alegría a su afición, pero al final la alegría se convirtió en decepción una vez más. La grada estaba cansada de ver perder a su equipo y eso lo demostró la tarde del sábado en El Sadar en el encuentro contra los gallegos donde el divorcio con la afición está asegurado. La ansiedad se apoderó de Osasuna que vio como en doce minutos les vapuleaban y dejaba sentenciado el partido. Los rojillos no pudieron hacer gran cosa, ni siquiera cuando el Lugo jugaba con uno menos. Los navarros perdieron las esperanzas de lograr la proeza cuando expulsaron a dos de sus jugadores. Si ya de por sí con once no jugaban, con nueve menos.

Estas son las consecuencias cada vez que un equipo sigue una línea inestable con resultados inaceptables. Al final, la renovación del banquillo es la vía más utilizada a la hora cambiar de aires en el conjunto, ya que, como no puedes expulsar a jugadores ni cambiar la dirección, lo más factible es cargarse al entrenador. “Si eres demasiado bueno, al final lo pagas”, dijo Urban para despedirse. El polaco no ha tenido más remedio que abandonar el barco por la puerta de atrás y más cuando antes de que se produjeran las consecutivas derrotas, el extécnico rojillo llegó a conseguir hasta seis victorias seguidas. Pero como bien dice, “al final lo pagas.

Sobre El Autor

María Ruiz

"En esta vida no te perdonan si dejas de ganar, y te odian si ganas siempre." Jorge Valdano.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.