Situación opuesta la que viven los equipos de Andalucía en la Liga BBVA. De momento cinco equipos del sur militan en la máxima categoría. Y digo de momento porque la cosa pinta bastante mal para tres de ellos. Mientras que Sevilla y Málaga cumplen su papel y se aproximan a sus objetivos, Granada, Almería y Córdoba se acercan al pozo de la Segunda División.

Lo del Córdoba no tiene nombre. Un equipo que llevaba 42 años vagando entre Segunda División y Segunda División B y  –por fin- consigue ascender a Primera División. Hasta ahí todo bien. El problema viene de arriba, cuando una vez culminado el ascenso se les “olvida” que van a competir con equipos como Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Valencia…y equipos que llevan muchos años asentados en primera manteniéndose en mitad de la tabla. Los blanquiverdes no han confeccionado una plantilla a la altura de la categoría o mejor dicho, para mantener la categoría. El resultado: colista y tres entrenadores en lo que va de temporada: Chapi Ferrer, que fue quien logró el ascenso, Djukic y actualmente el interino José Antonio Romero Morilla. Aún quedan puntos por disputarse pero los aficionados cordobeses ven cómo poco a poco se van despertando del sueño.

Acercándonos al sureste encontramos a Almería. Otro que tal baila como sus vecinos en la Liga BBVA. Y, siguiendo sus pasos, también llevan tres entrenadores en lo que va de campaña. Francisco Rodríguez comenzó al frente del equipo, Juan Ignacio Martínez fue el siguiente y el último en aterrizar ha sido Sergi Barjuan. El exfutbolista tiene ante sí el reto de conseguir la permanencia del conjunto andaluz.

Nos adentramos en el último tramo de temporada donde se va perfilando la situación de cada uno de los equipos. Aún hay puntos en juego para poder evitar que tres equipos andaluces sean los que desciendan a la categoría de plata.

Sobre El Autor

Cris Olid

“A todo el que se ponga la camiseta del Betis le tiene que hervir la sangre verde. Y al que no le guste que se vaya a otro club. Es una filosofía que hay que inculcar.” Sebastián Alabanda.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.