¡Hola Laura! ¿Cómo te va? Ha pasado tiempo desde que escribimos aquel famoso “anticlásico”, nuestro particular diálogo en rojiblanco… Vuelvo a escribirte ahora que la temporada ha terminado para que hagamos balance entre las dos, para analizar los éxitos y los fracasos de este año, para comentar cómo hemos visto a nuestro Atleti, cómo lo hemos vivido… Pero, sobre todo querida Laura, te escribo para darte un pequeño consejo de cara a estos meses estivales que están por venir.

El consejo es simple: No ver. No oír. No hablar.

Tápate los ojos y los oídos porque estos meses nos van a quitar a Arda, Koke, Griezmann, Tiago y Miranda para empezar. Para seguir se irán Madzukic, Mario, Gaby, Tiago, Siqueira… Y Óliver, Borja Bastón, Alderweireld, Guilavogui, Velázquez, Baptistao y el resto de cedidos (hasta dieciséis), posiblemente ni vuelvan. ¡Ah! Y lo de Gea es sólo una tapadera pues quien va a ocupar la portería blanca la temporada que viene es Oblak.

Esto, y más, es lo que nos depara el verano, querida Laura, así que ármate de paciencia, haz oídos sordos y muérdete la lengua cuando te busquen las cosquillas.

En cuanto a esta temporada ya clausurada, ¿qué te voy a decir? Ganar la Liga y ser finalistas de Champions era casi imposible, pero hemos vuelto a plantar cara a los grandes, sobre todo al vecino, y con eso, por encima de todo, me quedo este año. Nos embolsamos un título nada más comenzar, con un equipo desmantelado y a medio montar, y lo hicimos a doble partido ante un Real Madrid que asustaba con esos fichajes mediáticos del Mundial (Kroos, James, Chicharito, Keylor Navas…). Y les tomamos la medida. Les eliminamos de la Copa del Rey para caer después ante un Barça que puede ganarlo todo este año. En Liga les volvimos a superar; en el Bernabéu y, sobre todo y de qué manera, en un Calderón que fue testigo de la primera crisis blanca de la temporada.

Luego está la Champions donde hemos hecho buen papel, donde ya nos conocen, donde ya infundimos respeto. Nos volvíamos a enfrentar al Real Madrid y esta vez les tocó a ellos pasar. Pero se lo pusimos difícil, no te creas. No jugamos bien, pero ellos tampoco consiguieron marcar hasta el minuto 178, y fue con uno menos el campo, concretamente Arda, ¿te suena la historia?

Bueno, ya te dejo. En julio vuelve nuestro Atleti, el que nos dejen, con el Cholo al frente, eso sí, así que podemos estar tranquilas. Mientras, seguiré de cerca la Copa América pues tendremos unos cuantos representantes de DNI rojiblanco, como el nuestro.

atléticas

Mónica, ¡qué te voy a contar! Hemos vibrado con cada partido. En el Calderón, fuera de él y con los medios de los que podíamos en cada momento. Pero siempre fieles a una idea: estar con el equipo cuando las cosas van bien, sí, pero también cuando estamos abajo. Así somos los seguidores rojiblancos.

Esta temporada ha sido dura. Nadie nos puede engañar. Vinimos de un año espectacular y nos desmontaron al equipo. Ni Courtois ni Diego Costa, tampoco Filipe Luis. Como cada temporada el equipo sufrió duras bajas y, como no podía ser de otra manera, se repuso para dar guerra, porque para eso son los guerreros del Cholo. De todas las incorporaciones de este año yo me quedo con dos: Griezmann y El Niño. ¡Qué gustazo ver de nuevo a Fernando Torres en el Calderón! Yo sé que tu corazón rojiblanco disfrutó como nunca con la noticia, Mónica.

Si tuviera que quedarme con tres partidos de esta temporada lo tengo claro: el de Copa ante el Barça, el de Champions ante el Leverkusen y el de Liga contra el Real Madrid. El primero por lo trágico, el segundo por lo estoico de aquella tanda de penaltis en la que Oblak se ganó mi corazón y el tercero… ¿hay que explicarlo? 4-0. Creo que eso basta.

De este Atleti no sé qué quedará. Te haré caso y dejaré de escuchar porque desde luego que, como cada año, al final parecerá que en agosto, cuando se inicie la Liga, solo jugará el utillero. Se irán todos, a todos les van a querer y el Atlético de Madrid se quedará en cuadro. Me suena tanto la historia…

Déjales que hablen, que rumoreen, que desmantelen la plantilla una y mil veces. Porque molestamos y quieren desequilibrar, porque somos el equipo incómodo del que habla Simeone. Aquí los entrenadores se quedan, simplemente porque para ganar grandes cosas hay que tener un gran equipo, no jugadores y entrenador. Equipo. Mientras haya quien no entienda eso, pocos entenderán cómo funciona el Atlético de Madrid.

Hasta mediados de agosto, de momento, me conformaré con ver a los chicos en la Copa América. Yo ya tengo a mi favorito y estoy deseando que empiece. Pero eso sí Mónica, como la emoción de volver a ver vibrar el estadio rojiblanco, nada. Te espero a la vuelta para otro diálogo rojiblanco.

Laura Tirado y Mónica de la Sierra.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.