Madre, yo al oro me humillo,
Él es mi amante y mi amado,
Pues de puro enamorado
Anda continuo amarillo.
Que pues doblón o sencillo
Hace todo cuanto quiero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

Andan las redes sociales y los corrillos futboleros revueltos por el nombre que recibirá el nuevo estadio del Atlético de Madrid. Y es que la Peineta, que acogerá al todavía club del Manzanares la temporada que viene (si llega a tiempo), se llamará Wanda Metropolitano y esa primera (y previsible) parte del nombre ha disgustado a algunos atléticos y ha sido causa de mofa entre aficionados de equipos rivales.

Wanda Metropolitano

La verdad no entiendo tanto revuelo. Ya lo advertía Don Francisco de Quevedo y Villegas, ¡y hace cuatrocientos años nada menos! Poderoso caballero es don dinero y de eso, el mundo del fútbol, sabe un rato.

 No en vano los medios de comunicación se encuentran desbordados estos días con tanta información sobre evasión de impuestos, paraísos fiscales y fórmulas varias de sortear la ley para pagar menos y ganar más. Y sus protagonistas, en esta ocasión, no son otros que los ídolos de muchos, los héroes del momento: los futbolistas. Hombres que, a pesar de encontrarse entre los más acaudalados del planeta, buscan el modo (no siempre legal) de amasar más y más dinero.

Cristiano Ronaldo y Messi

Es tanta su majestad,
Aunque son sus duelos hartos,
Que aun con estar hecho cuartos
No pierde su calidad.
Pero pues da autoridad
Al gañán y al jornalero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

De dinero va la cosa, y desde hace tiempo, de hecho; pues pocos son los clubes hoy en día que se encuentran en manos de sus socios y no en las de los accionistas. Pero incluso aquéllos que (aún) no son sociedades anónimas deben rendir pleitesía  a anunciantes, sponsors y demás protagonistas de este gran mercado mundial que es el fútbol.

Hace años los jugadores saltaban al terreno de juego con camisetas “limpias y puras”, es decir, libres de publicidad. Algunos equipos se mantuvieron firmes hasta hace poco en ese propósito, pero todos acabaron claudicando y, hoy en día, quien no luce publicidad en su camiseta no es porque no quiere, sino porque no puede. Porque ¿quién se va a  permitir rechazar una sustancial fuente de ingresos por unos principios ya caducos?

Son sus padres principales,
Y es de nobles descendiente,
Porque en las venas de Oriente
Todas las sangres son Reales.
Y pues es quien hace iguales
Al rico y al pordiosero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

Pero volvamos al estadio colchonero. Lo de Wanda, reconozámoslo, estaba cantado. El Grupo Wanda, cuyo propietario Wang JianLin se encuentra entre los veinte hombres más ricos del mundo, posee un 20% del club rojiblanco y era uno de los candidatos a patrocinar el nuevo estadio y, aunque desconocemos las cifras (se habla de diez millones de euros por temporada) imaginamos que será el que aportaba más beneficios (dinero) a las arcas de la entidad colchonera.

Wang JianLin

En España esto de nombrar a los estadios de fútbol (no así a los de baloncesto) a partir de un patrocinador es algo relativamente nuevo y  todo hace suponer que el Atlético de Madrid será uno de los pioneros en llevarlo a cabo en nuestro país, pero no el último. Tiempo al tiempo. El Atleti se une así a los grandes clubes mundiales que han rebautizado a sus estadios como estrategia económica y publicitaria como el Bayern Munich (Allianz Arena), el Arsenal (Emirates Stadium) o el Manchester City (Etihad Stadium), entre otros. Sin embargo el de los colchoneros conservará parte de su esencia y de su historia pues al nombre del patrocinador le sigue el de un estadio, el Metropolitano, que tiene un hueco en el corazón de todos los atléticos, hasta en el de los que no lo llegamos a conocer.

Más valen en cualquier tierra
(Mirad si es harto sagaz)
Sus escudos en la paz
Que rodelas en la guerra.
Pues al natural destierra
Y hace propio al forastero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

 escudos Atleti

Con el paso de los años tal vez el patrocinador cambie, tal vez ese “Wanda” desaparezca o sea sustituido por otro que pague más; los atléticos, probablemente, nunca se refieran a él como el Wanda sino como el Metropolitano. Tal vez vuelvan a cambiar el escudo y tal vez no nos guste el cambio, o quizá sí. Cambiarán las camisetas cada temporada, cambiará la publicidad que hay en ellas y la de las vallas, los videomarcadores… Cambiarán los jugadores, los entrenadores… Cambiaremos hasta nosotros. Pero el Atleti, la esencia, el sentimiento, la pasión, los valores… esos… esos no los cambia ni Don Dinero.

Atleti-legado

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.