Ni la sombra de la Campeona del Mundo en todo el partido. Alemania no ha estado ante Australia en lo que ha podido terminar en tragedia. El amistoso se lo llevaban los socceroos hasta que el mito Podolski consiguió poner las tablas en el marcador. Pésimo encuentro de los hombres de Löw que no se pueden permitir esa ausencia de juego cuando defienden sobre su pecho la estrella de su cuarto Mundial. Una defensa errática y la carencia de un delantero como tal dejan muchas cosas en el tintero para el elegido mejor entrenador en la gala del Balón de Oro. El alemán tendrá que ordenar mucho a su selección si quiere ir a por todas el próximo domingo ante Georgia. No hay rival débil.

Mal ha estado Alemania en el duelo ante Australia. No hablamos de una Selección cualquiera. Se trata de la Mannschaft, un auténtico rodillo imparable cuando consiguen jugar en su estilo: conservando el balón y con un ataque firme. En esta ocasión, los teutones vagaban por el terreno de juego buscando a un delantero y, aunque lograron realizar diversas jugadas que pudieron terminar en gol, el acierto no llegaba. Frente a los tanto rivales de Troisi y Jedinak, marcaron los internacionales Reus y Podolski. 49 goles lleva ya la leyenda alemana en su haber.

Encontró dificultad la selección local para finalizar las jugadas. Acusaron su falta de intensidad ante una Australia que resucitó después de el primer gol en contra y que se supo con posibilidades cuando, a cinco minutos del descanso, lograba el empate a uno. A la falta de acierto de jugadores como Özil, se sumó la ausencia de algunos de los fijos en el once de Löw, seguramente reservados para el partido de clasificación de la Eurocopa 2016. Alemania está obligada a mejorar. Debe ganar el próximo domingo, ya que por ahora son segundos de grupo por debajo de Polonia. Triple empate a 7 puntos entre los germanos, Escocia e Irlanda.

Aunque el rival siempre ha de tener claro a quien tiene delante. Australia no supo rematar el encuentro y terminó pendiente de la hora. No hay que dar nunca por muertos a los teutones. Pudo llegar el tercero de la Mannschaft en varias ocasiones. Una vez Podolski abrió el camino, llegaban de forma más fácil a la portería australiana. Finalmente no hubo derrota que lamentar en el feudo alemán. El empate a dos en el Fritz-Walter-Stadion deja a los Campeones del Mundo a la espera de dar su mejor versión frente a Georgia. El próximo 29 de marzo veremos si lo logran.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.