La temporada de la U.D. Las Palmas podría asemejarse a un balancín; un sube y baja de posiciones en la tabla causado por la irregularidad en sus resultados similar a la de sus competidores en la lucha por el ascenso a Primera división.

Llegaban los canarios a Butarque después de dos partidos seguidos en casa en los que habían cosechado un importante empate ante un rival directo como es el Valladolid y una victoria el pasado fin de semana ante el Sabadell. Pero a los de Paco Herrera cuando se alejan de Gran Canaria les pasa lo que a Superman con la kriptonita: se les escapan las fuerzas. O tal vez la suerte.

Y eso que no hicieron un mal partido, pero les falló el acierto y, a los locales, les funcionó Serrantes. Empezó el encuentro un poco tosco y los aficionados debieron esperar casi media hora para ver alguna ocasión clara. Los goles, sin embargo, no llegaron hasta la segunda mitad. Fue Sergio Prendes el encargado de abrir el marcador a los cinco minutos con un gol que pasará a la historia por ser el número 500 del Leganés en Segunda División. Les duró poco la alegría a los pepineros pues en el minuto 55, David Simón empató gracias a un rechaze de Serrantes tras chilena de Araujo. En el 64 Chuli anotaba el 2-1 definitivo asegurando casi matemáticamente la permanencia del Lega en segunda a falta de cinco jornadas para que termine la Liga Adelante.

En estos cinco encuentros- -tres de ellos en casa- Las Palmas deberá dar un golpe sobre la mesa y, aunque tiene el ascenso directo a ocho puntos y tal vez deba conformarse con jugar los playoff, no parece Paco Herrera hombre de arrojar la toalla. Veremos el desenlace de esta recta final.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.