Tenía doce años cuando llegamos a Alemania. Yo no tenía ni idea de ese idioma pero un año en el colegio me hizo espabilar y casi hasta olvidar el castellano. Sólo lo hablaba con mi padre cuando salía de la gran fábrica. aunque sus diversos turnos me hacían pasar muchas horas solo. Mataba el tiempo jugando en la calle y conociendo a gente. Era una ciudad nueva, tras la guerra no quedó apenas nada, habían borrado la huella de aquel dictador y ahora la fábrica iba viento en popa tras la crisis de los últimos años. Mi único interés era jugar con mi balón y así, con un balonazo mal dado, fue a chocar contra la fortuna.

Le llamaban Fifirichi. Enrique Mateos fue el jugador que abrió el marcador de 2-0 Real Madrid – Stade de Reims.

Cuarta Copa de Europa del Real Madrid, 3 de Junio de 1959. (Estadio Neckarstadion, Stuttgart)

Sobre El Autor

Lara Molina

“La camiseta del Real Madrid es blanca, se puede manchar de barro, sudor y hasta de sangre, pero nunca de vergüenza.” Santiago Bernabéu.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.