Si hace una semana el Bayern de Múnich podía tener rival para este temporada en la Bundesliga, en esta jornada se ha quedado liderando en solitario a once puntos del último superviviente de su arrollador juego. Al más puro estilo de la propia Mannschaft, los hombres de Pep Guardiola se han convertido en un rodillo que apenas deja respirar a los rivales y que, salvo desgracia poco probable, ganará de nuevo el título de la Liga Alemana.

Quizás sea esta presión la que ha hecho que el Wolfsburgo, que mordía con rabia la clasificación hace poco más de siete días, haya pinchado por la mínima frente al Augsburgo. Perdieron por la mínima, pero los lobos dejaron escapar fuera de casa unos puntos vitales para mantenerse vivos en su particular lucha. No hubo suerte y todo parece indicar que el alirón solo necesita un último empujón para ser cosa del Bayern.

De entre los más destacados de Guardiola  este fin de semana, nos quedamos sin duda con el tolosarra Xabi Alonso. Una falta ejecutada a la perfección subió al marcador uno de los tres goles que dio la victoria al Bayern. Espectacular como siempre el exmadridista, que ha demostrado una vez más porqué su talento es indiscutible.

No pasaron del empate en el Dortmund, que vivieron un partido sin goles frente al Hamburgo. Afortunadamente Klopp ha logrado sacar a los suyos de los trágicos puestos del descenso y pueden permitirse un respiro. Aunque los fallos se pagan muy caros en el mundo del fútbol y no conviene que el equipo vuelva a caer en su letargo.

A quienes no les fueron mal las cosas fue a los próximos rivales del Real Madrid. Con la eliminatoria sentenciada en Alemania y la remontada sobrepasando el límite de lo imposible, el Schalke 04 ha derrotado por 3-1 al Hoffenheim este fin de semana. Sin duda, parecen llegar en mejor forma que los blancos al choque de Champions de este próximo martes, donde no hay en juego tanto la victoria como la honra blanca que se juega el conjunto de Carlo Ancelotti. Esperemos que el Schalke no sea una mera víctima y plante cara en el Santiago Bernabéu.

Otro rival de Champions, aunque en esta ocasión de un mermadísimo Atlético de Madrid, será el Bayern Leverkusen el próximo 17 de marzo. De momento el equipo que dirige Roger Schmidt, con hombres como Son Heung-Min en plena forma, llega con la eliminatoria a su favor. Mucho tendrán que cambiar las cosas por el feudo de Simeone si quiere dar la vuelta a este encuentro. El Leverkusen batió a su rival por 0-3, el Atleti salió arañando un punto con sabor a derrota ante el Valencia. Sin duda, promete ser el partido de Champions más emocionante de la vuelta de octavos.

Pero competiciones europeas al margen, el Bayern sigue haciendo su propio camino. Guardiola ha hecho rodar a la perfección esta máquina, como ya lo hizo con el Barcelona en la que fue su mejor época. Un juego que merece la pena ver, aunque queda por saber aún si su clara ventaja en la Bundesliga también les pasará este año factura en Champions. De momento el alirón en Alemania, parece que no se lo quita nadie.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.