Faltan cinco días para que sea 22 de marzo. La fecha que los futboleros tienen marcada en rojo y que a los que no lo son, no les queda más remedio que asumir que esa noche el mundo se paraliza. Hay más que fútbol: hay Clásico.

Nos gusta ponernos las camisetas, las bufandas, el fondo de pantalla y el himno en el móvil. Todo es poco para animar a nuestro adorado equipo contra el malvado rival. Nos encanta toda la parafernalia que señala que juegan los eternos rivales, los dos equipos más potentes de la Liga, cuyas diferencias son irreconciliables y permanecerán para siempre enfrentados por el bien de… bueno, es un partidazo.

Nos agarramos a las estadísticas cuando nuestro lanzador de faltas se pone delante del balón o cuando el portero rival se deja caer hacia un lado. Queremos controlarlo todo. Messi es mejor que Cristiano, Casillas tiene mucha más experiencia que Bravo, Pepe es agresivo, Alves es intenso, Bale fue mucho mejor fichaje que Neymar, Luis Enrique sí sabe dirigir a un equipo… Cualquiera de esas frases es suficiente para prender la mecha que encienda una discusión de bar, Twitter o sofá. Pero los datos dicen mucho más.

  • FC Barcelona y Real Madrid se han enfrentado un total de 169 veces. 71 veces ganaron los blancos, firmaron tablas en 32 ocasiones y en las 66 restantes hubo victoria blaugrana.
  • El Real Madrid ha marcado 277 goles. El Barça 266.
  • El primer Clásico acabó con victoria blanca por 1-2. Fue el 17 de febrero de 1929.
  • Ambos equipos han encajado goles en los últimos clásicos de todas las competiciones.
  • Barcelona y Real Madrid solamente firmaron tablas sin anotarse goles en ocho de los últimos 229 clásicos, y todos en el Santiago Bernabéu.
  • Los resultados típicos son el 2-1 y 1-1.
  • Claudio Bravo cumple su primera temporada. Iker Casillas, su 16ª. Este ha encajado seis goles más.

Dos titanes que medirán sus fuerzas en un escenario hostil para uno y favorable para otro, en el que el 22 de marzo se juega mucho más que un simple partido. El 22 de marzo a las 21:00 el mundo deja de girar y empieza a rodar el balón.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.