Faltan dos días para que la pelota eche a rodar en el San Carlos de Apoquindo.

Esta vez es en serio. Universidad Católica y Universidad de Chile, dos equipos de la misma ciudad con una rivalidad histórica vuelven a medirse este domingo en el clásico universitario. No es una final, no es un partido que defina un título, pero sí un duelo muy importante: para los cruzados por continuar en la lucha por el clausura y para la U por evitarlo, pero sobre todo por ser un choque donde ambos se juegan el honor ante el máximo rival. El clásico reconocido por la FIFA como el más tradicional de Chile. El que paraliza Santiago.

Desafíos interuniversitarios

La competencia entre ambos clubes lleva forjándose desde 1909. Por aquel entonces nadie hablaba de “clásico universitario” pero sí de “desafío interuniversitario”, algo que empezó a despertar mucho interés en la ciudad de Santiago.

El primer duelo tuvo lugar el 1 de noviembre de 1909 y finalizó en empate. Guillermo Negrón, capitán de la Universidad de Chile, retó a Juan Castro, su homólogo en la Católica para una revancha. Castro aceptó. Ambos equipos citaron a sus jugadores a través de la prensa para un partido de vuelta que, ante la máxima expectación, se llevó la Universidad Católica por 4-1.

El verdadero clásico

 El 13 de junio de 1937 empieza a hablarse de “clásico” y se disputa el primero en la máxima división.

Entre 1939 y 1969, la rivalidad fue en aumento basada sobre todo en lo que significaban ambas universidades en el país. Era la época de Fernando Riera, Víctor Alonso, Raimundo Infante o José Balbuena.

Desde 1939 hasta el primer descenso de la UC, en 1955, ambos avanzaban casi al mismo ritmo, igualándose en victorias y derrotas.

Cuando consiguieron volver a primera pasaron una época de auge pero poco después se encontraron con un rival tan fuerte que no volverían a conseguir una victoria en 20 encuentros. Es decir, la U disfrutó de diez años de hegemonía sobre los caballeros cruzados.

Durante la década de los 90, las fuerzas se igualaron y las rivalidades crecieron. Desde el año 2000 se han enfrentado 36 veces, 13 victorias para cada equipo y diez empates. Además, las dos finales que han disputado acabaron con un ganador en cada una.

13 años sin poder jugar en su estadio

 Locales en San Carlos fue una campaña de los hinchas de Universidad Católica consistente en tratar de devolverle a su equipo el derecho de jugar como local en su estadio ante sus máximos rivales. Durante 13 años, los aficionados cruzados tuvieron que desplazarse al Estadio Nacional de Chile para disputar sus encuentros frente a la U y Colo-Colo.

El fervor con el que se vive el fútbol en Sudamérica ha llevado en muchas ocasiones a correr peligro no solo  los asistentes sino también los jugadores y trabajadores de los estadios. Los conflictos en las barras chilenas llevaron al gobierno a crear el Plan Estadio Seguro, que ante todo busca brindar la seguridad necesaria en estos eventos.

Tras muchos años de ruegos y miles de firmas, el 16 de octubre de 2011, San Carlos pudo recibir a Colo Colo en San Carlos de Apoquindo, a quien derrotó por 4-0.

Cruzados contra azules

 Este domingo, vuelven a verse las caras. Llegan con objetivos muy distintos pero en situaciones similares.

El mejor ataque de la liga contra un balance cero. Un estadio fácil para unos e imposible para otros. Dos capitanes que han llevado a sus equipos a lo más alto. Dos entrenadores que conocen muy bien al contrario.

Un choque alejado del ruido mediático europeo donde el fútbol y la pasión van siempre de la mano. Ambos equipos serán recibidos por 15.000 almas en San Carlos de Apoquindo, un estadio del que dicen que quien va una vez, siempre vuelve. Aunque esté a 10.000 kilómetros.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.