El fútbol es un negocio. O eso acostumbra la gente a decir cuando tratan de menospreciar este deporte y lo que significa más allá de lo que nos quieren vender. En el Barça lo llaman valors, para otros es trabajo y humildad, a algunos les gusta más cómo suena exigencia… Ahora, los equipos millonarios han decidido, de nuevo, dar un paso al frente y apoyar a los refugiados de Siria. Quizá, si no fuera por fotos crueles que se muestran en la prensa o, precisamente, porque un mundo tan seguido como el del fútbol mueve ficha, mucha gente no sabría ni siquiera lo que está pasando en este país. Porque el fútbol es un negocio sí, pero tras ese negocio hay personas como tú o como yo, aunque a veces no lo parezca. Hoy no existen los colores, tan solo la humanidad.

No importa si la tragedia asola Siria en esta ocasión. Mañana mismo podríamos ser los españoles los que viviéramos una crisis de la misma magnitud. Ahora haz memoria, ¿qué conoces de la crisis de los refugiados sirios? El origen de la ola de refugiados se remonta más allá de nuestros días. Tras la invasión de Irak en 2003 en nombre de la libertad, el caos llegó a los países de Oriente Próximo. Algunas voces apuntan a que esta guerra de EEUU, que contó con el apoyo de países como Reino Unido, España, Polonia o Hungría, entre otros, no hizo sino provocar el nacimiento de los grupos yihadistas en Siria, consecuencia del Estado Islámico que domina gran parte de este país y de Irak. Se trata de un heredero de Al-Qaeda, financiado en gran parte por Arabia Saudí, con una ideología islamista extrema. Dejando de lado razones políticas y guerras, la realidad es que esta crisis humanitaria afecta a 21 millones de personas, de las cuales 1,4 millones son desplazados. Dentro del marco político de la Unión Europea, la regulación de Dublín sostiene que la petición de asilo político ha de hacerse en el primer país comunitario que se pisa. Es por esto que países como Italia, Grecia o Hungría se están viendo desbordados y han tenido que pedir ayuda. Una situación que, finalmente, afecta a miles de niños y jóvenes que nada tienen que ver en esta guerra ni en sus causas.

campamento-siria

¿Qué hace el mundo del fútbol? Actuar. El club más poderoso de Alemania, el Bayern de Múnich, ha anunciado la donación de un millón de euros y la creación inmediata de un campamento para los más pequeños. Allí entrenarán a cambio de comida, clases de alemán y equipaciones. Una forma de sacar de la tragedia a los niños. El club muniqués también organizará un partido benéfico con el fin de recaudar dinero para esta causa. Precisamente, el colectivo alemán se ha movilizado al margen del fútbol para atender a los refugiados sin dudarlo. Otros clubes de la Bundesliga también han colaborado con la causa en la medida de la posible. Dortmund, Hamburgo, Schalke… Todos quieren ayudar a reubicar cuanto antes a los afectados.

Un viejo conocido de nuestra liga, Javi Martínez, acudió a la estación de tren a recibir a los refugiados y entregarles balones de fútbol y camisetas. “Toda ayuda es poca”, sostenía el joven en sus redes sociales. A él se suman David Villa o Sergio Ramos, que trabajan desde hace tiempo con Unicef, y que ya han pedido la colaboración de todos sus seguidores. Precisamente el Real Madrid, donde juega este último, es otro de los equipos que no ha tardado en donar un millón de euros y que ya ha puesto a disposición del gobierno español sus infraestructuras para ayudar en la medida de lo posible a la acogida de los refugiados. Otro jugador, en esta ocasión del FC Barcelona, también ha mostrado su indignación ante la situación del pueblo sirio. Leo Messi escribía un amplio texto en sus redes sociales que culminaba con la siguiente frase: “Este tipo de cosas deberían ser inconcebibles en pleno siglo XXI”. Argentina, al otro lado del charco, ya ha acogido a más de 100 refugiados.

javi-martinez-refugiados

También Cristiano Ronaldo manifestaba el apoyo de Portugal a Siria. Sin ir más lejos, el propio Oporto escribió a la UEFA para pedir que la organización ayude a los refugiados. En una carta dirigida a Platini el equipo luso ha solicitado que se done un euro por entrada en las dos primeras jornadas de Champions. Con un total de 32 partidos, esta pequeña cantidad supondría en torno a un millón y medio de euros, en función de la asistencia. De seguro que de contar con una causa así, será masiva. Millones de euros que recauda el fútbol, que no terminarán con la guerra, ni el hambre, ni los problemas pero que aliviará los corazones de los más pequeños, obligados a abandonar su país para salvar su vida y su futuro.

Pero no todo son astros ni equipos millonarios. En el mundo más terrenal, digno de mención es sin duda el comunicado del Eibar en apoyo a Siria y sus refugiados. En él pide “dar una solución cuanto antes al problema migratorio, acogiendo y distribuyendo a los refugiados que llegan a diario a nuestras fronteras, tratándolos con dignidad y como seres humanos”. Poco más se puede añadir.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.