La Copa del Rey es una de esas competiciones que por lo que representa, y porque en el fondo es un título que añadir a nuestra vitrina, causa gran expectación. Hay conjuntos que la han vivido de ‘breves maneras‘ (siendo eliminados en primeras rondas), hay otros equipos que las han vivido sin pena ni gloria, y luego están ellos, ellos que la viven de ‘athléticas y bilbaínas‘ maneras.

Ironías de la vida, y sin querer entrar en temas políticos, es cuanto menos llamativo que el conjunto rojiblanco sea uno de los que más Copas tienen en su poder y de los que en más ocasiones han logrado llegar a finales de la misma. 23 Trofeos, ni más ni menos. Bueno, quizás en poco tiempo podría sumarse una nueva a su palmarés, y es que los de Valverde están ya en semifinales de Copa y su juego y el resultado pintan cuanto menos bien.

A un sólo partido. A eso deben esperar tanto el cuerpo técnico como jugadores, y sobre todo afición. Visitar Cornellà-El Prat como último obstáculo antes de luchar, una vez más por hacerse dueño de la Copa. El equipo vasco se enfrentó en San Mamés al Espanyol que aunque tuvo la oportunidad, no pudo sentenciar la eliminatoria. Aunque por lógica, o por convención social, la suerte esté del lado de los periquitos (ya que la vuelta la jugarán en casa), no hay que olvidar que el león es el rey. La suerte con la que cuentan en esta ocasión es que la sabiduría popular dice que “el equipo que perdona…termina por pagarlo”, y los catalanes perdonaron y si el refranero se cumple, los bilbaínos se verían las caras más que probablemente con el FC Barcelona para disputarse el título.

La receta está probablemente en lo que siempre se pide a los jugadores, salir a por todas. Que no se hable de leones enjaulados ni hipnotizados como en otras ocasiones, sino de profesionales que sudaron y mancharon su camiseta hasta que consiguieron lo que se proponían, volver a ser uno de los conjuntos presentes en la final. En el partido de ida el secreto lo tuvo la actuación de Adúriz, pero un Athletic como el que se vio en la segunda parte del encuentro, que perdió fuerza, no puede volver a estar presente. No esta vez. Valverde no lo pondrá fácil y planteará un esquema de juego y un once inicial que saldrá a comerse a los periquitos desde el minuto uno.

117 Años de historia avalan al Athletic Club de Bilbao como uno de los estandartes de nuestra Liga y uno de los conjuntos con más presencia en las competiciones nacionales. Un triunfo más, sólo uno y su historia volverá a repetirse, volverá a sonar su himno en una final de Copa del Rey. 24. ¿No les gusta ese número? ¡Aúpa Athletic!

Sobre El Autor

Cris De León

"Malo no es soñar, malo es quedarse dormido y desperdiciar las oportunidades." Andrea Pirlo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.