Tiempos raros

Corren tiempos raros para los atléticos. A pesar de la gran temporada realizada (terceros en Liga y semifinalistas de Copa y Champions, algo impensable hace tan sólo unos años) los aficionados rojiblancos se enfrentan con un nudo en el estómago al cierre de la que ha sido su casa durante años, al traslado a un nuevo estadio aún sin terminar, a la irrupción de Wanda para preceder al nombre de Metropolitano, al cambio de escudo, al temor de fuga de jugadores de cada verano con el añadido de la incógnita sobre la resolución del TAS…

Sin embargo, una hinchada acostumbrada al “nuca dejes de creer”, al “si se cree y se trabaja, se puede”, al “combato y me levanto” y a no agachar la cabeza más que para besar el escudo, mira a este nuevo horizonte con ilusión y energía. Tanto es así que el número de abonados, socios y peñas del Atlético de Madrid no para de crecer.

Y es que podrán pasar directivos, jugadores, entrenadores y hasta estadios, pero lo que permanecerá siempre es el espíritu de una afición que se sabe diferente, que quiere a su equipo por encima de los títulos cosechados, que alienta a los suyos, sobre todo, cuando más lo necesitan (es decir, cuando los partidos se le ponen en contra) y que cree en la importancia de transmitir estos valores de generación en generación.

Peña El Número 3 bajada a Castellana

Transmitiendo valores

Precisamente fruto de este empeño nace la peña rojiblanca El Número 3, a la que hemos dejado entrar en nuestro Vestuario y tenemos el gusto de presentaros.

La peña El Número 3 nace inspirada por unos principios que rigen el comportamiento, en el “día a día”, en el “partido a partido”, de sus aquellos que sienten y profesan un amor incondicional e irracional por el Club Atlético de Madrid.

Este sentimiento de pertenencia tan intenso implica una gran responsabilidad: proclamar con orgullo que son del Atleti, dar ejemplo y transmitir a los que les rodean, particularmente a los que más les cuesta entenderlo, que son mucho más que una simple afición de un club deportivo.

Peña El Número 3 despedida del Calderón

Los miembros de la Peña se presentan de esta manera en sus estatutos:

“Somos una familia que se comporta como tal. Para nosotros, ser del Atleti no es simplemente apoyar al equipo cuando juega o acudir al Templo enfundados en la rojiblanca y ataviados con nuestras bufandas, ser del Atleti no es ser un aficionado sin más… Ser del Atleti es mucho más que eso. Para nosotros ser del Atleti es una forma de vida, ser del Atleti lo es todo. Es sentirnos orgullosos cada instante de nuestras vidas. Orgullosos de pertenecer a un grupo único de personas que comparten lo más grande: el amor por el Atleti, la creencia en unos valores que nos han hecho fuertes, que nos han unido eternamente y que son inquebrantables.

Estos valores, que en cada uno de nosotros se han ido forjando de diferentes maneras y en distintos lugares, tienen un factor común: están basados en la lucha contra la adversidad, en la fidelidad, en la cohesión, en la creencia de que pese a ser menos, somos diferentes y mejores. Desde pequeños hemos sido menos (en número) que “los otros”, se han reído de nosotros por ir al colegio con la camiseta de Futre, nos han llamado segundones, nos han ninguneado y dicho que damos pena, incluso que tenemos envidia… ¿de qué?, nos hemos preguntado siempre.

En este contexto se ha gestado un inigualable sentimiento de pertenencia, nos hemos hecho fuertes. Hemos luchado para crear una afición única, una familia con un amor inquebrantable por su Atleti y por sus hermanos atléticos. Porque el Atleti es el Club, es la afición, es el Calderón y será la Peineta, pero sobre todo, el Atleti somos cada uno de nosotros, los hermanos atléticos.”

El Número 3 Leicester

La misión

Estos “hermanos” atléticos de la peña El Número 3 tienen una misión clara y la intención de cumplirla a rajatabla.

“En honor a aquellos que nos han inculcado esta forma de vida y como privilegiados que somos tocados por la fe atlética, debemos transmitir esto a los que nos rodean y, sobre todo, educar a nuestros descendientes, hijos, sobrinos, ahijados, etc. en los valores que nos diferencian: lucha, trabajo, perseverancia, lealtad y amor. Amor por un equipo, por nuestros hermanos, por una forma de vida que representan unos colores, los rojiblancos de nuestros corazones.”

La entrevista

El Número 3 debe su nombre a Don Roberto Hernando López y es su nieto, Diego de Miguel Hernando, presidente de esta peña, quien nos introducirá un poco más en ella y en la figura de su abuelo a través de la entrevista que reproducimos a continuación.

camiseta el Número 3

¿Qué diferencia a la Peña El Número 3 del resto?

Cada peña es como una familia, todas tienen sus puntos en común (en este caso, la pasión por el Atleti) y sus particularidades.

El Número 3 es una peña de Madrid, en la que la práctica totalidad de los miembros son socios y abonados del Atleti. Por tanto la Peña no ha surgido por agrupación geográfica de hermanos atléticos, sino como un grupo de amigos en un primer momento, y más tarde de amigos de amigos, que se unen, normalmente antes de los partidos, para compartir sus sentimientos rojiblancos.

Así pues, sin duda, lo que diferencia a la Peña de otras peñas es su composición, sus miembros. Porque en El Número 3 no entra quien pague una cuota, sino quien queremos que entre. Eso lleva a algo que para nosotros es fundamental: antes de ser miembros de la Peña, somos buenos amigos, “enfermos” atléticos.

¿Por qué se funda la Peña?

Pues la idea de asociarnos formalmente empezó en principio en tono de broma. Cuando éramos jóvenes (esto es, hace dos o tres años) decíamos ser ultras, y nos referíamos a los peñistas de forma un tanto peyorativa, como el perfil de aficionado tranquilote del que renegábamos.

Así que un poco por hacer la gracia y un mucho porque empezábamos a ser un grupo importante en cuanto a número (y con descendencia) que queríamos formalizar, decidimos fundar la Peña.

Desde el acto fundacional, que tuvo lugar el día 15 de julio de 2016, la Peña ha crecido mucho cuantitativamente, pero más cualitativamente. Sentimos que esta mera formalidad nos ha unido, y que somos un grupo de hermanos dentro de la gran familia que es la mejor afición de España, la del Atleti.

A través de la Peña será más fácil mantenernos unidos, pero sobre todo, mantener unidas a generaciones sucesivas. Es un regalo para nuestros descendientes y un punto de encuentro para ahora y para el futuro.

¿Por qué El Número 3?

El nombre de la Peña es un detalle que tuvieron conmigo algunos de los hermanos (miembros de la Peña). Decidieron llamarla El Número 3 porque ese era el número de socio que tenía mi abuelo cuando falleció, hace dos años y medio.

Por los motivos que explicaré más adelante, mi abuelo era un ejemplo a seguir en lo que a hermano atlético se refiere.

generaciones de atléticos

Habláis mucho en los estatutos de principios y valores que rigen al Atleti y a la Peña pero, ¿a qué valores y principios en concreto os referís?

Los valores del Atleti son los que se identifican con el esfuerzo y la perseverancia. Con el trabajo intenso para la obtención de resultados. Puede que llegar al mismo punto nos cueste un poco más que a otros, lo que implica un esfuerzo extra, pero es este esfuerzo el que hace que sepamos valorar todo aquello que conseguimos y darle la importancia que tiene.

¿Y cuando habláis de derechos y obligaciones?

Bueno, como decimos, todo gran poder conlleva una gran responsabilidad. Ser miembro de nuestra Peña tiene el punto bonito de pertenecer a un colectivo de gente sana en el que manifestarte como hermano atlético y relacionarte con tus semejantes.

No obstante, y esto quizás se pueda criticar, pretendemos que nuestra Peña sea un grupo un tanto homogéneo a la hora de sentir el Atleti en cuanto a intensidad. Me explico: cada uno tenemos nuestra forma de sentir y querer al Atleti, pero es indispensable para ser miembro de El Número 3 que el Atleti sea una parte esencial de tu persona. Esto es, no queremos simpatizantes, sino auténticos enamorados del Atleti.

Ello conlleva tener una conducta determinada en la vida en general, profesando nuestro amor por el Atleti y repudiando abiertamente y sin miedo aquello que contravenga nuestros valores e ideales (creo que puedes imaginar a qué o quiénes me refiero).

La peña surge tras un viaje a Mónaco, ¿no? Cuéntame un poco cómo fue

Efectivamente. La Peña tiene su origen en el Foro Atlético, que es un grupo de Whatsapp que se creó para poder comunicarnos en Niza y Mónaco, en el desplazamiento de la Supercopa de Europa de 2012, que ganamos al Chelsea.

Poco a poco, este grupo de Whatsapp, que se mantuvo a la vuelta de ese viaje, fue creciendo en número hasta convertirse en un foro de opinión, en el que la mayoría de los que fuimos a Mónaco y muchos hermanos más, comentamos día a día los temas de actualidad de nuestro Atleti.

El Número 3 viaje a Mónaco

Háblame de Roberto Hernando López

Mi abuelo era Atleti puro. Era su mayor orgullo y, con perdón de mi abuela, el gran amor de su vida. Cada vez que hablaba un rato y en serio del Atleti se le ponían los ojos vidriosos. Sin duda, él tenía totalmente arraigado ese sentimiento de pertenencia del que tanto habla el Cholo. Tanto que él sentía que el Atleti era su familia y el Calderón su casa. Nunca olvidaré ir con él a las oficinas del Calderón, iba con el pecho hinchado, diciéndole a todo el mundo que encontraba a su paso: “soy el número 49”, “soy el número 14”, “soy el número 3”… Por desgracia, no pudo bajar hasta el número 1.

Pues bien, fue él quien me transmitió el amor por este equipo y los valores que nos identifican: los valores del Atleti que comentaba más arriba.

Desde muy pequeños nos metió la droga del Atleti en la sangre, llevándonos al Calderón cuando no sabíamos ni caminar. Primero lo hizo con mi tío (se llama igual que mi abuelo y con apenas 63 años es el socio número 160) y luego con sus nietos, que esperamos ser sólo la tercera generación de muchas que puedan vivir este sentimiento incomparable.

Roberto Hernando y Diego de Miguel Hernando

¿Qué significa el concepto de familia, de hermano, en la Peña en particular y en el Atleti en general?

Por lo que te comentaba en la pregunta anterior, no concibo el Atleti sin la familia, ni la familia sin el Atleti.

Cada vez más, observo a mi alrededor cómo mis amigos que tienen hijos tratan de hacer con ellos lo que mi abuelo hizo conmigo. Ser del Atleti es tal motivo de orgullo y tan especial que es lo primero que queremos transmitir a nuestros seres más queridos.

En la Peña en particular, y en el Atleti en general, ha cogido forma una hecho que lleva ahí durante años: lo mejor que le podemos dejar a nuestros hijos es el amor por el Atleti y la identidad con unos valores que nos unen y nos hacen fuertes.

Como muestra de lo anterior, dos de las últimas pancartas más recordadas de nuestro glorioso fondo sur han plasmado esta idea en sendos tifos: el 19 de noviembre de 2016, “Nuestro legado será eterno”, acompañada de una imagen de un padre llevando a su hijo al Calderón, y con motivo del día del padre, “De padres a hijos”. Creo que está todo dicho…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.