Si había un encuentro donde había que confiar en el Sevilla FC ese era, sin duda alguna, el que les enfrentó el pasado jueves en Europa League, al Borussia Monchengladbach. Verse las caras nuevamente con el tercer clasificado de la Bundesliga no es cualquier cosa y a decir verdad, los de Unai Emery solventaron con muy buen resultado semejante escollo.

El miedo a cómo irán las cosas en una eliminatoria de carácter europeo, cuando además juegas el partido de vuelta fuera de casa, siempre está presente. Lo está lo juegues donde lo juegues, pero más aún si sabes que tendrás que hacer frente al ‘factor campo’. Pues os diré algo, ni factor campo, ni cansancio de viaje, ni nada de nada. El Borussia-Park vio al Sevilla alzar una vez más los brazos al finalizar el encuentro y lo hizo con la satisfacción de haber peleado hasta el último minuto y conseguir su pase a octavos de final.

Machacaron una y otra vez al conjunto bávaro. Si cabía esperar algún suspense sobre cómo terminaría el encuentro, casi pudo disiparse tempranamente. Pese a que el marcador pueda reflejar lo contrario, 2-3, el partido fue, sin ninguna duda, del conjunto andaluz. El incontestable poderío que demostraba el Sevilla en cada jugada no podía acabar de otra forma que con su victoria en tierra extranjera. Cuando se habla de buenos partidos, cada quien recordará alguno especial de su equipo, por motivo X o por B, el que sea. Una jugada, un gol, un título o un pase. Del partido frente al conjunto alemán cabe destacar por encima de todos a Vitolo. El canario fue decisivo y podría decirse que ha tenido en esta ocasión su mejor partido hasta la fecha vistiendo la camiseta del Sevilla. El enfrentamiento en dieciseisavos de final frente al Monchengladbach será recordado por sevillistas como uno de los mejores encuentros que ha visto de su equipo. Trabajaron como nunca y eso les ha llevado a todos y cada uno de ellos a certificar, de nuevo, su pase a la ronda de octavos de la Europa League. Y es que esta competición parece hecha a medida de los hispalenses. En los últimos 8 años la han ganado 3 veces. Es el actual campeón.

Lo único malo, la contrapartida de toda esta alegría, es lo que nos espera ahora. Como aficionado cada uno quiere y desea que sea su equipo el vencedor. Como país, fastidia mucho (por no decir unas palabras más bruscas), que justamente el cruce de la siguiente eliminatoria sea entre dos equipos españoles. El destino juega esas malas pasadas, baraja las cartas y coloca al Sevilla FC frente al Villareal. Uno de los dos no pasará. Uno de los dos dejará la Europa League a manos de un ‘compañero de nación’. La posibilidad de ver una hipotética final española se esfumó en el sorteo. Tendrán que tener mucho cuidado los amarillos porque sin duda alguna el Sevilla está jugando SU COMPETICIÓN.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.