Creo que realmente la cara es el espejo del alma y concretamente los ojos hablan de cómo está nuestra alma. Hemos quedado en una terraza en un día precioso a las cinco de la tarde, a esa hora en la que no hace tantos años, los domingos teníamos una cita con el fútbol. Viene de trabajar porque el fútbol femenino es así y no da para vivir pero sí para disfrutar. Los ojos de la central del Oiartzun lo dicen todo: está feliz.

¿Cómo viviste el partido contra el Olivo?

Fue impresionante. Íbamos con nervios porque el resultado era bastante justo. Veíamos que teníamos muchas posibilidades pero siempre te queda la cosa de que en casa podíamos haber hecho más. Y una vez comenzó el partido se notaron esos nervios, nos costó bastante entrar al partido pero el gol antes del descanso nos ayudó mucho, fue una motivación, un punto más en el partido y en la segunda parte sabíamos que ya no podíamos dejar escapar el triunfo.

Precisamente el Olivo se había clasificado por el valor doble del gol fuera de casa.

Sí, en la eliminatoria anterior llevaron el mismo resultado a casa y la liaron en el último minuto; pero nosotras habíamos marcado en todos nuestros partidos y sabíamos que teníamos que marcar cuanto antes.

¿Cuál fue la consigna que os dio el entrenador?

Jon nos dijo que hiciéramos lo que habíamos hecho hasta ese momento, que fuéramos nosotras, no cambiásemos nada; de hecho en los entrenamientos de esa semana nos inculcó en que no íbamos a hacer nada nuevo porque habíamos llegado hasta ese punto jugando de una manera y era así como teníamos que conseguir el ascenso.

Pero esos entrenos serían en algo especiales, ¿no?

Sí, que nos dijo que estábamos a punto de conseguir algo grande y muy emocionante como era subir a primera. Nos transmitió el orgullo que sentían tanto el club como él en particular.

¿Cómo os encontrabais las jugadoras?

Se nos hizo muy largo, sólo queríamos jugar ya el partido; teníamos muchas ganas porque sabíamos que lo podíamos conseguir, aun siendo el resultado de ida un poco justo, nos favorecía a nosotras. Y aparte de los nervios lógicos ante un partido de esa importancia, estábamos con muchas ganas y muchísima ilusión.

La noche anterior al partido, ¿ se puede dormir una noche así?

Yo soy bastante marmota (se ríe) y dormí muy, muy bien esa noche. El día anterior hicimos el viaje en autobús de noche y eso nos ayudó bastante en conciliar el sueño la víspera porque estábamos cansadas.

¿De quién te acordaste nada más saberte de primera?

De toda mi familia porque es la que siempre ha estado ahí apoyándome; de hecho mis hermanos y mis padres estaban en la grada; mi hermana que no iba a ir apareció de sorpresa y me emocioné mucho cuando la vi en la grada al salir al campo.

¿Cómo lo celebrasteis?

Escuchamos el pitido final y hubo de todo; gente que cantaba, gente que lloraba, chillábamos, saltábamos, nos abrazábamos.

¿Y en el vestuario?

Fue una locura, botellas de agua, botellas de champán, seguíamos cantando…

¿Cómo fue el viaje de vuelta?

Corto (se ríe al recordar), para todas las horas que fueron se nos hizo corto. Las primeras horas todavía estábamos con el subidón; nos dieron cervezas y tuvimos que parar muchas veces a orinar.

Llegasteis de madrugada a casa, ¿quiénes os esparaban?

Sí, llegamos hacia la una y media de la mañana, hicieron una pancarta y la pusieron en el campo para cuando llegamos y había gente esperándonos.

TaldeaEl día siguiente, ¿fuisteis a trabajar, a clase u os cogisteis fiesta?

Sí, sí, cada uno a su rutina. Te levantas con eso en la cabeza porque son emociones muy fuertes pero cada una tenemos lo nuestro, no vivimos del fútbol y hay que seguir con la rutina.

Ahora ya, con las cosas en frío, ¿qué sientes?

Yo todavía lo estoy asimilando, no me hago a la idea de que voy a volver a jugar en Primera y con un equipo de un pueblo tan pequeño, en un equipo que lleva tantos años luchando por esa opción de subir; creo que hasta que empecemos los entrenamientos y comience el ritmo y los viajes no me haré a la idea.

¿Y el año que viene qué?

Jugaremos en Primera (se le iluminan los ojos). Va a ser un año complicado, vamos a tener que trabajar muy duro porque los equipos son muy fuertes; creo que en casa podemos conseguir bastantes puntos pero va a ser complicado.

¿Seguiréis la misma plantilla?

El sábado pasado acabamos con todas las celebraciones y ahora es el momento de sentarse a hablar. Todavía no hemos tenido ninguna reunión y habrá que ver la disponibilidad de las jugadoras y valorar todo: los viajes cada quince días, algunas trabajan los fines de semana. Nos gusta el fútbol y el subir a primera tiene un plus de exigencia y en la medida que podamos intentaremos compaginar todo.

Esti, tú saliste de la Real, ¿qué recuerdos tienes de tu paso por allí?

Tengo muy buenos recuerdos, han sido siete años jugando en el club de mi vida porque siempre he sido de la Real; allí he tenido buenos y malos momentos pero en lo global me quedo con los buenos y con una experiencia que no olvidaré nunca.

¿Qué diferencias hay entre un club como el vuestro y la Real?

Como un club grande que es la Real, tiene bastantes más recursos en todos los aspectos. En contraposición el Oiartzun con muchos menos recursos es un club que siempre ha apostado por el fútbol femenino y a mí me ha impresionado este año el buen trato que nos dan y lo mucho que luchan para que el fútbol femenino salga y podamos salir ahí.

¿Habéis empezado a organizar la temporada que viene o eso queda fuera de vuestro alcance?

Sí, eso queda en manos de la directiva, el conseguir esponsor y sé que están peleando sobre todo el tema económico porque el dinero que necesitamos para mantenernos en primera es una cantidad importante para tema de desplazamientos, hoteles…

Compaginar el fútbol en primera división con el trabajo, es bastante complicado. ¿Qué planes tienes para la temporada que viene?

Ahora mismo estoy trabajando y tengo la suerte de poderlo llevar bastante bien, de momento. Es verdad que aún estando en Segunda y con un nivel de exigencia menor, no he podido acudir a todos los entrenamientos y algún partido también me he perdido pero intentaré hacer todos los cambios posible para poder cumplir y estar con el equipo.

Gipuzkoa tan pequeña y tan grande. Dos equipos en primera, chicos y chicas, y aún yéndose gente fuera, ¿cómo lo conseguimos?

Sí que es verdad que tenemos mucho mérito. Con lo pequeño que es Gipuzkoa y cúanta calidad. Es verdad que hay mucho gipuzkoano que se va fuera pero hay muchos chavales y chavalas que vienen pisando fuerte y eso es porque se trabaja bien desde edades muy pequeñas en los clubs pequeños y los resultados se ven.

Cuando entreviste a Jon Alkorta me dijo algo que se me quedó grabado: Disfrutar compitiendo, competir disfrutando. ¿Cómo lo hacéis? http://elvestuario.es/jon-alkorta-disfrutar-compitiendo/

A todas las jugadoras del equipo nos gusta el fútbol y nos gusta competir y ganar, Jon nos ha inculcado que sí que tenemos que competir pero sobre todo disfrutar: disfrutar y competir en el césped.

¿Qué crees que va a cambiar en el Oiartzun ahora que ya estáis en primera?

Yo espero que no cambie mucho y lo que cambie que sea para mejor. Va a cambiar que vamos a tener que entrenar más, habrá viajes; el ambiente en el equipo es impresionante y eso ya sé que no puede ir a mejor porque es una pasada.

¿Vais a tener que entrenar más?

Aunque al principio no, luego habrá que aumentar el número de entrenamientos porque jugar en Primera tiene un punto más de exigencia, el ritmo es más rápido, la preparación física más fuerte y eso hay que trabajarlo.

¿Qué objetivos tenéis el año que viene?

La permanencia para empezar y luego ya iremos viendo, poco a poco.

¿Qué equipos son vuestros adversarios más directos?ESti

Adversarios, todos. En Primera, quitando el Barca que está por encima de todos los demás equipos, las diferencias son cada vez más pequeñas. Este año se ha visto con el Sporting de Huelva.

¿Algún partido será más especial para ti, no?

Sí, claro, la Real; es el club donde he estado siete años y se me hará raro jugar contra ellas, contra compañeras con las que hasta hace muy poco he compartido vestuario. Será un partido muy emocionante.

Nuestra web se llama El vestuario. ¿Qué es un vestuario para ti?

Un vestuario es impresionante; es donde se dan las charlas, donde cambiamos y compartimos ideas, donde nos abrazamos, donde lloramos, chillamos… es un lugar pequeño donde se comparte muchas y grandes emociones. El vestuario es esencial para un equipo. Imposible describir lo que se vive en un vestuario.

¿Qué opinión tienes del comunicado de las jugadoras de la selección española?

Es necesario que se alce la voz; si queremos que esto siga para adelante qué mejor que ellas que ahora mismo con el Mundial han tenido más presencia. La queja es necesaria para que el fútbol femenino tenga un papel más importante.

Y la charla continúa fuera de micrófono porque Esti es de verbo fácil y le gusta hablar de fútbol y a mí también: el fútbol femenino, la selección y esto y aquello. Nos despedimos con su sonrisa y mi promesa de seguir al Oiartzun esta temporada.

Sobre El Autor

Elisa Manterola

"Salir a ganar, negarse a perder" Thomas Rongen.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.