Javier Aguirre es sin duda uno de los mexicanos con más carácter que podemos encontrar en los banquillos del fútbol internacional. Viejo conocido de la Liga española por su estancia en equipos como Atlético de Madrid u Osasuna, el técnico ocupó también el cargo a los mandos de México. Ha sufrido la expulsión en más de una ocasión y, aunque tendríamos muchas para analizar y recordar, en esta ocasión nos viene que ni pintada la que sufrió ante Panamá en 2009. Genio y figura. Aguirre en estado puro.

Las agresiones parecen haberse convertido en el pan de cada día en el mundo del fútbol. Es más, si nos paramos a pensar, parece que todo es nuevo de un tiempo a esta parte. Que el fútbol nunca fue duro, que las faltas eran solo cargas limpias y que nunca un técnico o un jugador perdió los papeles con gestos que resultasen vergonzosos para todos. Al menos, eso es lo que quieren hacer que nos parezca. Sin caer en excesos, el fútbol siempre fue un deporte de contacto, lleno de pasión por aquellos que lo practican. Es por eso que estas situaciones se han dado hoy, ayer y siempre.

La expulsión de la que hablamos se produjo durante el encuentro frente a Panamá en aquella Copa Oro de hace seis años, cuando Aguirre tuvo un encontronazo con el jugador de la selección rival Ricardo Phillips. La Concacaf le sancionó a posteriori con tres encuentros oficiales y lo cierto es que el seleccionador reconoció su error avergonzado. Su propia Federación también le impuso una sanción económica, que se extendió a algunos de los ocupantes del banquillo por palabras y gestos inapropiados hacia Philllips. Pese a todo se reconoció que en ningún caso se consideraba agresión, al no ver la intención por parte de “el Vasco”, pero tenían la obligación de sancionarle.

Durante aquel encuentro, dos hombres habían sido ya expulsados. Era un partido duro. El panameño Gun y el mexicano Noriega fueron obligados a abandonar el terreno de juego por verse involucrados en una pelea. Más tarde, cuando rodaba el balón cerca de la banda y del área técnica, Aguirre trataba de detener el esférico estirando la pierna. No quería que Panamá perdiese más tiempo. La mala fortuna hizo que aquel gesto provocase el tropiezo de Phillips. El jugador se dio la vuelta y empujó al técnico mexicano. La expulsión para ambos fue inevitable y el árbitro tuvo que imponerse para frenar la situación.

Como es habitual se creó cierta tensión en la zona y los jugadores se enzarzaron unos con otros. Pésima imagen de México, de Panamá y de Aguirre. El Vasco solo pudo pedir perdón y hacer borrón y cuenta nueva. Si te perdiste el encuentro y la expulsión, aquí puedes encontrar las imágenes.

Sobre El Autor

Laura Tirado

"Conseguir nuestro sueño pasa por ser valientes." Jürgen Klopp.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.