“Porque luchan como hermanos, defendiendo sus colores, con un juego noble y sano, derrochando coraje y corazón”. Así reza el himno rojiblanco y no es casualidad que encontremos términos como lucha, coraje, defensa de los colores, hermanamiento y corazón. Son las señas de identidad del Atlético de Madrid, los valores con que se identifican los aficionados y los que buscan en sus jugadores.

Son los mandamientos del “cholismo”; los que predica Diego Pablo Simeone y han acatado sus “guerreros”. A algunos no les ha costado mucho esfuerzo, simplemente porque estos valores les vienen de serie; los mamaron en las gradas del Calderón siendo niños, crecieron con ellos mientras avanzaban en las categorías inferiores del club de sus amores, los mantuvieron hasta en el duro exilio y los trajeron de vuelta intactos. Uno de sus máximos exponentes es Fernando Torres.

Fernando Torres

Y es que mucho se está hablando del Niño del Atleti estos días. Dábamos por hecho que se hablaría a final de temporada, pero una posible sanción de la FIFA (ahora en pausa por la cautelar) y las prisas, que nunca son buenas consejeras, han adelantado este debate en el que todos quieren participar, y muchos con poco conocimiento de causa.

Deportivamente, que para quienes no entienden de sentimiento es lo único que cuenta, dicen que Fernando no está bien. No mete goles, y ahí no podemos sino dar la razón a los detractores, pero es que en este Atleti pocos lo hacen. No está siendo el juego del equipo de Simeone esta temporada muy propicio para los delanteros. No llegan balones que rematar, hay pocas ocasiones de gol y éstas no están siendo las más propicias para los delanteros del equipo. Prueba de ello es que hasta 13 jugadores diferentes han anotado esta temporada y que Vietto y Jackson, los otros delanteros del equipo, llevan los mismos goles que Torres. Tan sólo Correa, con cinco, sube una media que no llega a preocupar del todo por el excelente estado de Griezmann.

Fernando no está acertado de cara al gol, le pierde el uno contra uno, tal vez le pueda la presión, o la ansiedad, pero ahí acaban las críticas. Porque quien haya visto a Torres jugar esta temporada se habrá percatado de su gran estado de forma, de su lucha constante en los partidos, de los espacios que abre, de los defensas a los que arrastra y de su incansable participación (aunque a veces no se vea recompensada con goles).

Quien no haya visto a Torres jugar verá sólo sus números. Y quien no sea aficionado del Atlético de Madrid pensará que los números lo son todo. Quien no sea aficionado del Atlético de Madrid.

Porque el aficionado del Atlético de Madrid aplaude cuando Fernando sale a calentar a la banda, se pone en pie cuando le llaman para entrar al campo, le ovaciona cuando salta al terreno de juego, le anima cuando se esfuerza, cuando pelea, cuando lo intenta… y le anima también cuando falla.

En el partido ante el Celta el Calderón dictó sentencia. En el minuto 9 todo el estadio entonó el cántico de Fernando Torres y acto seguido hizo lo mismo con el del Cholo. El mensaje es claro: Torres sí. Y Simeone también. No puede ser de otra manera.

 Torres y Simeone

Porque Torres es, como diría alguno, “uno di noi” y el aficionado colchonero tiene memoria. El aficionado colchonero, como cualquier aficionado español, no olvidará nunca aquel gol de Torres que nos dio la Eurocopa, que inauguró la época gloriosa de la selección española; pero tampoco olvidará cómo el Niño paseó por las calles de Madrid en el autobús de la celebración la bandera de España con el escudo de “su” Atleti (siendo jugador del Liverpool). No olvidará su debut en Segunda con diecisiete años, ni cómo se echó el equipo a la espalda poco tiempo después, ni su marcha entre lágrimas de pena, ni su vuelta entre lágrimas de alegría.

Torres debut

Fernando Torres podrá sumar más o menos en este Atlético de Madrid, pero nunca podrá restar. Porque el Atleti, tanto aquí como fuera de nuestras fronteras, es más Atleti con Torres.

Esto puede que no sea algo que se comprenda fácilmente. Es como el coraje y el corazón del himno, simplemente se tienen. Como Fernando Torres.

 IMG_6554

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.