Insisten los medios de comunicación estos días en la salida de Miranda al Inter de Milán, negocio que parece prácticamente cerrado. Los aficionados atléticos, por tanto, vuelven a ser objeto de burlas. “Os van a desmantelar el equipo, igual que el verano pasado”. La defensa, sin embargo, no es motivo de preocupación para los colchoneros, que hacen oídos sordos y vuelven la mirada a la Copa América y, más en concreto, a Uruguay.

Y es que la selección charrúa cuenta con una firme pareja de centrales que se ha consolidado, más si cabe, durante esta pasada temporada en la Liga española. Hablamos de Diego Godín y José María Giménez.

Godín

Diego Godín, líder uruguayo.

Diego Godín, líder uruguayo y “maestro” para Giménez.

Diego Godín nació en Rosario, Uruguay, el 16 de febrero de 1986. Debutó en la Primera División uruguaya en 2003 en el Club Atlético Cerro, tres años después ficharía por Nacional y en 2007 aterrizó en la Liga española de la mano del Villarreal. Aunque sin duda donde se ha erigido como uno de los mejores centrales del mundo ha sido en el Atlético de Madrid, club con el que ha conseguido una Europa League, dos Supercopas de Europa, una Copa del Rey (ante el Real Madrid), una Supercopa de España (también antes los blancos, esta temporada) y una Liga la temporada pasada que será recordada por su gol de cabeza ante el Barcelona, en el Nou Camp, en el partido que decidía el campeonato. Diego Godín es uno de los pocos “intransferibles” para Simeone y uno de los capitanes del club rojiblanco.

En la selección de Uruguay debutó el 26 de octubre de 2005 en un amistoso ante México. Hoy cuenta con casi noventa partidos a sus espaldas y es un jugador fundamental para Tabárez, pieza clave de la defensa, una de las estrellas del equipo y líder para sus compañeros. Como dice mi compañera Gaby Alonso “a este Godín líder y capitán lo forjaron el Atleti y el Cholo”.

 Giménez

Josema Giménez, presente y futuro.

Josema Giménez, presente y futuro de Uruguay y Atlético de Madrid.

La pareja Godín-Miranda parecía inamovible en la defensa colchonera, sin embargo la lesión del brasileño y la irrupción de un joven futbolista uruguayo demostraron que todo en la vida, y aún más en el fútbol, es perecedero. Giménez, al igual que otro jóvenes jugadores del Atlético, ha sido paciente, se ha adaptado a los métodos del Cholo y ha ido creciendo a cada entrenamiento y, cuando ha llegado su oportunidad, no la ha desaprovechado. Tanto es así que muchos en el Calderón le ven desde hace tiempo como la pareja natural de Godín. Y lo es. Tanto en el Atlético como en Uruguay.

Y es que con tan sólo veinte años (nació el 20 de enero de 1995 en Toledo, Uruguay), Josema Giménez es ya una de las sensaciones del fútbol uruguayo… y de la Copa América que se disputa estos días en Chile; prueba de ello es su presencia en el once ideal de la primera fase del campeonato.

Debutó en noviembre de 2012 en la Primera División uruguaya con el Danubio F.C. y menos de un año después, el 14 de septiembre de 2013 lo hacía con el Atlético de Madrid, donde ha sido campeón de Liga y de la Supercopa de España. Su debut con la selección absoluta de Uruguay llegó en septiembre de 2013, aunque antes había brillado en la sub-20, y fue titular en tres partidos del Mundial de Brasil de 2014.

Cebolla, Giménez y Godín.

Cebolla Rodríguez, Giménez y Godín, representantes atléticos en Uruguay.

En la fase de grupos de esta Copa América, Uruguay, que es el actual campeón, no ha brillado especialmente. Ha pasado como tercero grupo tras ganar a Jamaica, perder contra Argentina y empatar ante Paraguay. En este último partido Giménez ejerció de líder de la defensa ante la ausencia de su “padre” Godín por sanción; fue de los mejores del equipo y anotó el único gol charrúa del encuentro. Este miércoles ambos volverán a juntarse en la defensa uruguaya para intentar pasar a semifinales de la Copa América y dejar fuera al anfitrión, Chile.

En una entrevista a la web de la FIFA Giménez dijo de su compañero de equipo y de selección: “Godín es un padre en la cancha, un hermano mayor. Es como el profesor y yo el alumno”. Godín respondió: “¿Yo profesor? No. Yo no le voy a enseñar a jugar al fútbol pero sí trato de aconsejarlo para bien. Me veo reflejado en él porque yo también empecé muy joven, así que intento transmitirle mi propia experiencia”.

Godín y Giménez, dos jugadores que se respetan, se admiran y se entienden. Por sus botas pasan las opciones de  su selección de seguir avanzando en esta Copa América. Son la firme barrera de Uruguay… y del Atlético.

Godín y Giménez.

Godín y Giménez, firme barrera de Uruguay.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.