Por fin se consumó el regreso de Joaquín Sánchez al Real Betis. No ha sido fácil pero vuelve a la que siempre fue y será su casa: El Benito Villamarín. Tuvo que ser el último día de fichajes cuando muchos ya perdíamos la esperanza mientras gastábamos la tecla F5… hasta que  afortunadamente la fumata fue blanca, o más bien verde.

Fueron momentos muy emotivos los que se vivieron en la presentación con el portuense en el terreno de juego junto a sus hijas y unos 19.000 aficionados en las gradas. ¿Quién no recuerda eso de la “finta y el sprint”? ¡Joaquín! Muchas tardes de gloria nos regaló el “17” pero, ¿qué puede aportar Joaquín al equipo de Pepe Mel a sus 34 años? Sin duda, muchas cosas. El portuense llega al Benito Villamarín tras competir a un alto nivel en Valencia, Málaga y Fiorentina. Sin embargo, aunque Joaquín haya vestido distintas camisetas, siempre se le ha relacionado con el Betis y es que el portuense allá por donde ha ido ha dado muestra de su beticismo y, como no, de su arte. Un tipo peculiar donde los haya.

Además, su vuelta supone una inyección de beticismo al vestuario verdiblanco, la unión del equipo, la persona encargada de hacer piña y subir la moral de sus compañeros. También puede convertirse en el maestro de jóvenes como Dani Ceballos o Fabián, a la vez que entrará a formar parte de un interesante grupo junto a Van der Vaart, Westermann o el mismísimo Rubén Castro. Y es que ver jugar a Joaquín al lado de Rubén Castro -máximo goleador de la historia del Real Betis-, y viceversa, va a ser una maravilla para los amantes de este deporte.

El hijo pródigo vuelve al equipo que le decía su corazón. Está de moda eso de que los futbolistas vayan besando escudos pero a Joaquín no le hizo falta que se lo pidieran los aficionados, entre lágrimas besaba el escudo del equipo de su vida. Para los que hemos crecido viéndolo jugar es una alegría volver a verlo vestir la camiseta de las trece barras. Bienvenido a tu casa, Joaquín.

Joaquín Sánchez

Sobre El Autor

Cris Olid

“A todo el que se ponga la camiseta del Betis le tiene que hervir la sangre verde. Y al que no le guste que se vaya a otro club. Es una filosofía que hay que inculcar.” Sebastián Alabanda.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.