Los equipos de fútbol se encuentran en estas fechas cerrando las plantillas para la próxima temporada 2016-2017: jugadoras, entrenadores, fisios, preparadores físicos….
Son las siete de la tarde de un día gris con una fina lluvia que se agradece después de dos días de bochornoso calor; nada nuevo en Euskadi lo de compartir los colores gris, azul y amarillo en lo que a climatología se refiere. La cita es en el Karla Lekuona cuyo césped está recibiendo los mimos necesarios para que se encuentre a punto para principios de septiembre.
Esta tarde hay mucho movimiento en el Karla Lekuona, se ultiman los fichajes y el cuerpo técnico se encuentra preparando los entrenamientos y la puesta a punto de la semana que viene cuando se presenten las jugadoras, las veteranas y las nuevas.

Mi cita es con dos entrenadores, Jon Alkorta, el que hizo posible el ascenso a Primera y la permanencia en la categoría, y Gari Argote, el nuevo míster.

Lo primero de todo quiero felicitaros por haber conseguido la permanencia. Hace poco más de un año, Jon, te entrevisté cuando ibais a disputar la fase de ascenso. Y mira dónde estamos.

Cuando comenzó la temporada, ¿esperábais conseguir la permanencia y conseguirla tan pronto, cuando todavía faltaban tres partidos por disputar?
(Jon) Sí, teníamos la ilusión de competir en el grupo de los equipos cuyo objetivo era la permanencia y nuestra mayor duda era si seríamos capaces de hacerlo. Cuando comenzaron los partidos vimos enseguida que fuera se nos hacía muy costoso pero en casa la confianza era grande porque el campo también ayudaba y éramos conscientes de que en el Karla Lekuona teníamos que conseguir puntos.
Nosotros pensábamos que tendríamos que luchar hasta el último partido pero en el fútbol no sólo depende de lo que hagas tú, sino también de lo que hagan los demás, y ahí el Collerense y el Oviedo fallaron más de lo que en un principio se esperaba.

 Si echamos la mirada para atrás, ¿en qué partidos te sentiste más satisfecho por el juego realizado?
(Jon) Había una serie de partidos que para nosotros eran muy importantes no sólo por el juego sino por todo lo que significaba conseguir esos puntos. Por ejemplo, el primer partido contra el Sporting de Huelva, que se empató, fue muy importante por cómo jugó el equipo y cómo compitió. Otros partidos como el del Español o contra el Oviedo, que era una final, también me gustaron por cómo el equipo dio la cara.

Y ¿qué partidos te disgustaron más?                                                                                                                                  (Jon) Una vez de haber conseguido la permanencia, el nivel del equipo disminuyó muchísimo y dimos un bajón terrible. Debemos evitar que pase eso y competir todos y cada uno de los partidos.

Segundo partido contra el Albacete (4-3) y se pierde. Un punto de seis posibles al comienzo de la liga, ¿aparecen ya los miedos, los nervios y la ansiedad en un equipo que venía de ganar todo la temporada anterior?
(Jon) En ese partido de Albacete vimos que competir en casa y competir fuera de casa era distinto. Fuera la confianza era menor; en ese partido durante el primer tiempo no fuimos capaces de hacer nada; sin embargo, en el segundo tiempo salimos de otra forma y estuvimos a punto de darle la vuelta al partido. Nos pusimos empate a 3 y por falta de veteranía se nos fue el partido a falta de cinco minutos y se vieron las carencias de un equipo que tenía fútbol pero nos faltaban aspectos para sacar los puntos fuera de casa.

La sexta jornada, el derbi en Zubieta (3-0). Fue un partido especial para vosotros. ¿Cómo lo vivisteis?
(Jon) En el primer tiempo el equipo dio la cara pero también éramos conscientes de que no podríamos durar 90 minutos a aquel ritmo y por eso teníamos que haber conseguido algo positivo antes del descanso. Sin embargo en el segundo tiempo no fuimos capaces de armar bien el equipo atrás y acusando un bajón físico les dimos demasiadas facilidades y a un equipo como la Real no le puedes dar esas facilidades.

Y dos derrotas que dolieron mucho: la primera por lo abultada que fue Valencia 8-0 y la segunda por perder contra un rival directo y en un campo donde se esperaba conseguir algo positivo Oviedo 3-1. Y entre esas dos derrotas, otra abultada en casa contra el Atlético Madrid.
(Jon) Son sensaciones distintas. Cuando compites contra equipos como el Atlético, el Athletic o el Barca lo que intentas es dar la cara y poder aguantar. La derrota de Valencia sí que dolió porque aunque fuimos con un equipo en el que había bajas importantes por lesiones, vimos que no podemos salir al campo como lo hicimos allí y nos sirvió para aprender bastantes cosas. De hecho después de aquel partido, tomamos una serie de decisiones que fueron muy importantes para el resultado final.

En Oviedo nos quedó la sensación de que se nos había escapado algo por falta de veteranía, fue un partido muy controlado donde teníamos el partido de cara pero un par de decisiones de un línea (tal y como se vio por televisión) y la decisión de ir a por el partido nos supuso una derrota. Cuando jugábamos en Segunda División siempre buscábamos la victoria y esa inercia de ir a ganar nos ha hecho perder puntos en partidos que teníamos que guardar las espaldas con más rigor.

Termináis la primera vuelta con un valiosísimo empate contra el Rayo Vallecano en Madrid y con 12 puntos. ¿Qué fue lo más negativo y lo más positivo de esta primera vuelta?
(Jon) Lo más positivo ir en un grupo de cinco o seis equipos donde dos de ellos siempre iban detrás nuestro.
Lo peor, sin duda, decisiones duras que hay que tomar con personas que en un principio estaban dentro del proyecto y que luego no continúan. La decisiones de tema personal son siempre lo más duro.

En  el tercer partido de la segunda vuelta, conseguisteis un fantástico empate contra el Collerense en su feudo, uno de vuestros rivales directos y tras un triunfo en casa contra el Español, otro empate en la siguiente salida contra el Santa Teresa. ¿Es aquí donde veis más cerca la salvación?
(Jon) Cuando vamos a Collerense sabemos que si no salimos derrotados de allí, tendremos muchas posibilidades de quedarnos en Primera. Tras ganar al Español y fallar el Collerense y el Oviedo conseguimos un colchón de puntos que nos dieron mucha tranquilidad.

Impresionante el papel que habéis hecho y la permanencia conseguida. ¿Qué habéis aprendido de este primer año en Primera?
(Gari toma la palabra) El equipo se da cuenta del nivel que hay. Cuando me incorporé al Oiartzun en diciembre, me di cuenta de que el equipo tiene un margen de mejora; no sé hasta dónde puede llegar pero hemos aprendido que tenemos que estar al 100% para competir cada partido. Todas las circunstancias tanto positivas como negativas en Primera habrán servido a las chicas para aprender a luchar en cada partido

 ¿En qué aspectos tiene que mejorar el Oiartzun para convertirse en un club que prospere año a año?
(Jon) El Oiartzun es un equipo que llevaba más de 20 años en Segunda, un equipo puntero de la Segunda, tiene que mejorar sobre todo en el aspecto mental de que no podemos no dar el 100% a la hora de competir. El grupo todavía tiene muchos tics de cuando era de Segunda División y tiene que asimilar que no es suficiente el haber sido equipo puntero de Segunda durante tantos años: hay que competir siempre.
Los cambios que hemos hecho de cara a la próxima temporada en cuanto a la estructura es por esa razón: dar a las chicas todos los recursos necesarios para poder competir en Primera.

¿Cuáles son vuestros planes para la temporada que viene? Contadme vuestro proyecto.
(Jon) La temporada pasada tuvimos mes y medio para dar el paso de Segunda a Primera y una de los aspectos del que nos dimos cuenta era que los otros equipos tenían un equipo técnico mucho más potente que el nuestro. La estructura del equipo técnico tiene que ir acorde a las necesidades que va a tener un equipo en Primera: hay que ver partidos, hay que ver vídeos, hay que tener una preparación y por ello en ese aspecto hemos contactado con gente que tiene la misma ilusión que nosotros, algunos con más experiencia que otros pero todos parten con muchas ganas de trabajar.Staff

Jon, decides dejar de ser entrenador para trabajar en un segundo plano. ¿Qué te empuja a ello?
Somos conscientes de que, no sabiendo dónde está el límite de este equipo, tiene que crecer para seguir compitiendo en Primera. Y lo que me preocupa es que yo no sea un favorecedor de ese crecimiento. Sabemos que el equipo necesita recibir unos mensajes de más exigencia para poder seguir compitiendo en Primera. Conmigo han tenido un discurso; nos conocemos mucho en el equipo, yo sé por dónde cojea cada jugadora y ellas saben por dónde cojeo yo: es bueno que haya un cambio y creo que es bueno y positivo, en un momento dado, que uno se aparte. Además esta temporada todos los miembros del staff hemos tenido que hacer mil cosas fuera de nuestras tareas y el club necesita esos recursos y yo me siento cómodo con el cambio.

Y ya tenemos nuevo entrenador, Gari ¿cómo asumes el reto?

Con muchas ganas. Poco más o menos desde Navidades he estado ayudando y colaborando con Jon y tanto el cuerpo técnico como las jugadoras me han acogido muy bien y he estado muy a gusto. Cuando me lo plantearon lo cogí muy contento; es un reto complicado porque el fútbol femenino está avanzando muy rápido. Con mucho respeto pero a la vez con muchas ganas de empezar la pretemporada.

Habéis tenido varias bajas, algunas de ellas titulares en el equipo de la temporada pasada. ¿Cómo van a influir las bajas de jugadoras como Esti Aizpurua y Esti Bajo?
(Jon) Sí, la aportación de las dos a este equipo ha sido muy importante tanto en el campo como fuera del mismo. Son cosas del fútbol, ellas han tenido la opción de dar un salto al Athletic. El Oiartzun tiene que estar muy orgulloso de que los equipos se fijen en sus jugadoras. Nos da pena en lo personal porque tenemos muy buena relación con ellas pero vienen muy buenas futbolistas con mucha ilusión y sabiendo que vienen a un equipo en el que van a jugar muchos minutos.

Fichajes

Y los nuevos fichajes. Ainara Manterola y Eguzkiñe Peña de la Real y con experiencia en Primera;  Ane Otxoa, Silvia Ruiz, Joana Arranz, Eztizen Merino, Nekane Quiñones, Irantzu Ibarrola y Sara Olaizola.
(Gari) Sí, teniendo a la Real y al Athletic cerca, nosotros nos nutrimos de jugadoras que provienen de esos equipos. Ainara y Eguzkiñe vienen de la Real donde han jugado varias temporadas y vienen con experiencia en Primera y con ganas e ilusión y eso es muy bueno para el Oiartzun; Ane Otxoa también cuenta con experiencia en Primera. Y luego las jugadoras que vienen de la Segunda División que nos van a aportar la frescura y la ilusión por jugar en Primera. El equipo va a necesitar de todas ellas, las veteranas y los nuevos fichajes. Con todas ellas creemos que hemos formado un equipo bastante competitivo.

¿Cuál es el reto del nuevo entrenador?                                                                                                                                     Competir todos y cada uno de los partidos, ser un equipo fuerte, compacto, intenso y trabajar todos los partidos para intentar sacar los tres puntos. Quiero trabajar bien entre semana para llegar a cada partido al 100%.

 ¿Y como club? ¿Qué objetivos tiene el club?
(Jon) Hemos dado un salto con el segundo equipo femenino del club que por diferentes carambolas va a estar en Liga Vasca y será más competitivo con jugadoras con proyección que en un momento dado podrán ayudar al primer equipo. La apuesta del club es reforzar el fútbol femenino.

He visto la llamada para que la gente se haga socia del club. ¿Cómo animaríais a la afición para que venga al Karla Lekuona a ver y a animar a las chicas?
(Gari) Una de los aspectos que más me ha impresionado en esos meses que he estado en el Oiartzun es la cantidad de gente que viene al Karla domingo tras domingo y estoy seguro de que lo seguirán haciendo; por nuestra parte ofrecer un buen juego y espectáculo para que sigan animándonos.Hazte socio

Las chicas se sienten muy reforzadas en casa gracias al público y ahora tienen que aprender a jugar fuera de casa sin ese apoyo y es algo que quiero transmitirles desde ya; porque es importante en una liga tan competitiva y también tienes que jugar  fuera de casa. Las jugadoras que vienen al equipo con experiencia en Primera tienen más trabajado ese punto y serán de gran ayuda.
(Jon) Yo creo que la gente no es consciente de todo lo que aporta a este grupo de jugadoras. Éstas en su casa y con la fuerza de su gente son capaces de hacer frente a todo; a nivel mental su gente y el público del Oiartzun les da mucha fuerza, una fuerza multiplicada por diez. No he visto otro público como el del Oiartzun en los diferentes campos de primera, quizás en Tenerife.

Me despido de los dos entrenadores deseándoles la mejor de las suertes y ellos saben que lo hago de corazón. Tras una temporada siguiendo al Oiartzun se han ganado mi admiración y este año con más motivos que nunca me uno a su grito de guerra: Oiartzun, gogor erantzun.

Jon se despide de mí con un deseo común: “Ojalá el año que viene nos vuelvas a entrevistar en Primera”. ¡Ojalá!

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.