“El Atleti no juega a nada.”

“Eso no es fútbol.”

“El fútbol es alegría y espectáculo y eso es algo que ese equipo no defiende.”

“Hemos sido mejores en los dos partidos, en los que dominamos el juego. Ellos aprovecharon sus oportunidades y por eso están en la final.”

“El Atleti no tiene gol.”

Rummenigge

Todos los atléticos han tenido que escuchar afirmaciones como estas en los últimos años. Muchas de boca de entrenadores, directivos o jugadores de equipos rivales que, incapaces de superar a los colchoneros en el campo, se quejaban enrabietados fuera de él. El Atlético de Madrid casi ha tenido que pedir perdón por colarse en dos finales de Champions en tres años con el presupuesto más bajo de cuantos equipos quedaban en cuartos, por eliminar a los favoritos al título, a los del fútbol bonito. El Cholo tenía que pedir perdón por estudiar a sus rivales y ser capaz de neutralizarlos, por tener unas armas y saber hacer uso de ellas.

Tras ver los partidos del Atleti de esta temporada me pregunto qué dirán del equipo rojiblanco las malas lenguas, qué argumentos buscarán para desprestigiar su juego, para desmerecer sus resultados.

Atleti equipo

Y es que el Atlético de Madrid es el único equipo de todos los que disputan la Champions que ha ganado sus cuatro encuentros de esta competición y uno de los cinco clasificados ya para octavos (el único español). Le acompañan Arsenal y PSG (grupo A), Bayern Munich (que comparte grupo D con los colchoneros) y Borussia Dortmund (grupo F, el mismo en el que se encuentra el Real Madrid, aún sin la clasificación matemática).

Si bien es verdad que la victoria ante el Rostov en el Calderón llegó de forma agónica y que el Cholo se mostró “jodido” a pesar de los tres puntos; también lo es que los triunfos conseguidos en los descuentos acaban sumando igual (ya sean esos minutos adicionales más justos o menos) aunque al Atleti hasta ahora se le hubiesen resistido.

Pero vayamos al juego.

El Cholo se ríe cuando le dicen que el Atleti ahora sí es ofensivo, y se acuerda de la final de la Europa League con Adrián, Gabi, Arda, Falcao, Mario Suárez… Pero seamos realistas. Ni Adrián es Griezmann, Gameiro o Carrasco, ni el Atleti de ahora juega como el de antes.

Cholo Simeone

Porque este Atleti es, innegablemente, más ofensivo, y gran culpa la tiene el nuevo rol de Koke en el campo. Llevaba el Cholo un tiempo queriendo ponerle en el centro pero su lugar acababa en la banda. La explicación de este cambio no reside sólo en el Cholo o el propio canterano, sino en la aparición de jugadores como Carrasco, Gaitán o Correa que han permitido a Koke trasladarse al sitio que Simeone tenía reservado para él. Sin embargo no debemos olvidar que el correcto funcionamiento de los extremos en particular y del juego rojiblanco en general, proviene en gran parte de los laterales. Juanfran y Filipe Luis. Filipe Luis y Juanfran (éste extremo reconvertido en lateral y nueva e incomprensiblemente olvidado por Lopetegui para la próxima cita de la selección española). Dos jugadores esenciales en el esquema del Cholo, dos correcaminos incansables y omnipresentes que de pronto se encuentran en el área rival como cerrando filas junto a los generales defensivos Godin y Savic.

Juanfran

A este trabajo ofensivo por las bandas se suma el papel de Gameiro y Torres y, como no, el del siempre decisivo Griezmann. El francés golea y desatasca partidos que parecen abocados a fracaso, pero el Atlético no se nutre sólo de sus goles sino también, y cada vez más, de sus asistencias y de su encomiable labor defensiva. Labor de la que participa todo  el equipo, pues es requisito indispensable para formar parte de él.

Griezmann

Porque si algo no ha cambiado en este equipo es que es eso precisamente lo que es. Un EQUIPO con todas las mayúsculas, la unión, el compromiso  y la humildad que eso conlleva. Un grupo de jugadores, compañeros, hermanos, donde nadie vale más que otro, donde no existe afán de protagonismo o sentimiento de superioridad, donde no se pone mala cara al compañero que entra a sustituirte al campo, porque nadie es intocable y el entrenador no se acobarda. Ya lo dijo el Cholo al ser preguntado por las cifras goleadoras de Griezmann, Gameiro y Carrasco  frente a las de la MSN y la BBC. “La única diferencia es que los nuestros pueden entrar y salir. Los de ellos tienen el puesto asegurado siempre.”

Es la nueva armada del Atleti. Mismo equipo. Misma entrega, lucha, coraje, alma, corazón. Distintas armas.

Carrasco

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.