Sufrió el Granada hasta el último partido para lograr la permanencia pero la consiguió in extremis gracias al apoyo inagotable de su afición y a la fe inquebrantable de un hombre: José Ramón Sandoval.

El hombre que llegó a falta de cuatro partidos para que terminase la liga y con el equipo a seis puntos de la salvación. El hombre que al pisar el estadio de Los Cármenes aseguró con vehemencia que había “visto” que el Granada seguiría en Primera. El hombre que consiguió tres victorias consecutivas y un empate en la última jornada ante nada menos que el Atlético de Madrid (en un partido un tanto cándido, eso sí). El hombre que consiguió el milagro de la permanencia. El hombre que parece ser que ha venido para quedarse.

Afición Granada

Y es que el técnico madrileño espera ahora la llamada en la que Quique Pina le ofrezca la renovación. Cuando esto suceda, ambas partes deberán llegar a un acuerdo económico pues los números de Sandoval en apenas tres semanas al frente del equipo han hecho que su cotización se revalorice y que varios equipos de Primera y Segunda tengan su nombre apuntado en la lista de “posibles entrenadores para la próxima temporada”.

Sandoval y Pina

Sandoval viajó el pasado jueves a Granada para participar en un debate de medicina y deporte y fue recibido en el teatro de Caja Granada con una sentida ovación y con tratos de héroe local. Ante las muestras de cariño el técnico, emocionado, confesó que no esperaba tantas muestras de afecto a la vez que reiteraba un deseo: “me encantaría entrenar aquí, en esta ciudad y en este club, que me ha conquistado”.

La permanencia del Granada en Primera un año más, el quinto consecutivo, es ya una realidad. De momento habrá que esperar para ver si a ella se suma la del hombre que obró el milagro.

Sobre El Autor

Mónica De la Sierra

"Las cosas no se imaginan. Suceden" Cholo Simeone.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.