Jorge Molina está viviendo uno de sus mejores momentos como goleador verdiblanco a pesar de que el alcoyano empezó la temporada en el banquillo al no contar Julio Velázquez con él. Lo cierto es que Molina durante ese periodo no bajó los brazos, todo lo contrario, siguió trabajando duro hasta que tuvo su oportunidad, ¡y vaya si la está aprovechando!

Su oportunidad llegó con Merino –tras la cesión de Julio Velázquez- y más tarde con Pepe Mel. El técnico madrileño volvía a confiar en Rubén Castro y Jorge Molina, la pareja de atacantes que le dio el ascenso en su anterior etapa. Y Molina no falló ante la confianza de Pepe Mel. Los números lo demuestran, ya que el de Alcoy lleva 10 goles desde que Mel es entrenador del Real Betis y actualmente es el máximo goleador de la segunda vuelta con 9 tantos en las 12 jornadas disputadas. Su buena racha compensa la sequía goleadora en la segunda vuelta de su compañero Rubén Castro, quien en las primeras 21 jornadas logró 15 goles, sin embargo sigue compartiendo el pichichi con el Borja Bastón.

El brazalete de capitán del Real Betis está en buenas manos a pesar de que en determinados momentos le han llovido críticas. No hay mejor forma de superar y cambiar la opinión de un sector de aficionados que a base de goles. Todo jugador atraviesa rachas no tan buenas en sus equipos pero lo cierto es que el trabajo es la base del éxito y Jorge Molina se ha convertido en un pilar fundamental –nuevamente- en el esquema de Pepe Mel. Sus goles hacen que el Betis esté cada vez más cerca del objetivo del ascenso.

Jorge Molina, un ejemplo de profesionalidad, de capitán, un futbolista veterano que parece disfrutar de su segunda juventud a sus 32 años, esta vez liderando la vuelta de su equipo a la máxima categoría.

Sobre El Autor

Cris Olid

“A todo el que se ponga la camiseta del Betis le tiene que hervir la sangre verde. Y al que no le guste que se vaya a otro club. Es una filosofía que hay que inculcar.” Sebastián Alabanda.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.