En  ElVestuario seguimos con el empeño por  demostrar que no hay equipo pequeño y que ese que llamamos “fútbol modesto” es, en la mayoría de los casos, FÚTBOL (con mayúsculas). Por eso en esta ocasión nos hemos acercado a la Ribera del Duero, no para saborear sus vinos (que también) sino para descubrir los valores que aún podemos encontrar en este deporte que nos apasiona y a quienes se esfuerzan por inculcarlos y preservarlos.

En un fin de semana en que sólo existen dos equipos sobre la faz de la tierra y todo el mundo habla de derbi, nosotras no podíamos ser menos; por eso nos fuimos hasta Aranda de Duero a presenciar un derbi, ¡y de los buenos!, el que disputaron la Arandina C.F. y el Burgos C.F.

Aficionados en el Montecillo

Aficionados de Arandina y Burgos en el Montecillo

Ya desde por la mañana se podían ver por Aranda el blanco y negro característicos del Burgos, eso sí, los aficionados que los lucían se refugiaban del frío en bares, cafeterías y restaurantes de la ciudad. En uno de ellos, tomando café como un parroquiano más, nos encontramos con Javier Bermúdez, entrenador de la Arandina, el artífice del ascenso del equipo a Segunda B hace tan sólo unos meses, aunque nos rectifica en eso: “No les ascendí yo. Ascendieron ellos”. Hablamos de las modificaciones que hubo que hacer en el equipo a raíz del cambio de categoría, del problema de los goles encajados (la Arandina es el equipo más goleado de 2ªB) -“nos han metido 25, pero hemos metido 17”- rebate; y da su pronóstico para su clásico, -“pues tendremos que ganar, ¿no?”-.

Arandina-Burgos

A las cinco empieza el partido en El Montecillo. El invierno ha llegado de repente pero las aficiones de ambos clubes, acostumbradas a las bajas temperaturas, van preparadas con gorros, guantes y hasta mantas. El partido se vive con emoción en la grada; avanza bien para los visitantes que en el minuto 66 ya ganan 0-2, pero en los diez minutos finales los jugadores blanquiazules tiran de gesta y consiguen igualar el marcador, quedándose incluso cerca de la victoria. Y al final resulta que este derbi del “fútbol modesto” ha sido casi igual de interesante que el del día anterior. Al menos aquí han jugado dos equipos.

Pero nuestro viaje al Montecillo nos permite algo más que presenciar un partido de fútbol pues tenemos ocasión de hablar con dos entrenadores, dos apasionados del fútbol, dos hombres que llevan años en la Arandina entrenando a las categorías inferiores y transmitiendo valores esenciales en este y en todos los deportes.  Son Francisco Cuevas (“Riberito”), entrenador del Cadete B y David Orza, delegado del equipo junto a Mario Guijarro y Andrés Martínez.

ENTREVISTA A FRANCISCO CUEVAS Y DAVID ORZA

Pedimos esta entrevista porque durante el fin de semana hemos oído hablar de un tal “Riberito”, entrenador de fútbol que se sabe el cumpleaños y el equipo de cada uno de sus jugadores, que lleva altavoces al vestuario para poner música y motivar a los chavales antes de los partidos, que es aficionado de la Arandina pero también del Liverpool y, en resumen, un enamorado del fútbol. Él lo deja claro,”soy aficionado del equipo al que entrene, ahora mismo del Cadete B”.

Cadete B Arandina C.F.

Los jugadores del Cadete B de la Arandina C.F. y sus implicados entrenadores

Lleva 16 años entrenando. Exactamente, como él mismo nos señala, desde el 1 de octubre de 1999. David le acompaña desde hace diez y deja claro que entrenan a las categorías inferiores, que es lo que les gusta. Fueron directivos hace tiempo pero ahora sólo entrenan y han llevado a cadetes, infantiles, juveniles, femenino…

Así que aprovechamos para preguntarles por la afición en Aranda al fútbol femenino, equipo que actualmente milita en Primera regional. Las niñas hasta los doce años juegan en equipos mixtos y a partir de ahí pasan al femenino. Se fomenta en la medida de lo posible, aunque reconocen que hay bastantes diferencias con respecto a ciudades como Burgos, por ejemplo, básicamente por la cantidad de población y de niños y niñas que hay en Aranda de Duero.

Les preguntamos por su forma de entrenar, cualidad que alaban los jugadores pero también sus padres. “Nos gusta estudiar al rival”- dice Francisco-, “vemos vídeos de sus partidos, hablamos del sistema, de los jugadores individuales, cómo atacan ellos, cómo defienden, puntos débiles, puntos fuertes y qué tenemos que hacer nosotros para superarles”.

-“Les damos una referencia para que no salgan ciegos al campo”- añade David.

– “Más que competir, hay que enseñar a competir. No tirar los partidos pero que no jueguen siempre los mismos once”.

Pero no solo entrenan, también acompañan a la Arandina C.F. en sus desplazamientos, cuando los horarios de los partidos del Cadete B se lo permiten. Y su afición por el fútbol traspasa fronteras, tal es así que hace poco estuvieron viendo al Borussia Dortmund, el año pasado a la Juve, han ido cuatro veces a Liverpool. “A mí lo que gusta es el fútbol, si me dicen vete a ver al Galatasaray y consigo entradas, pues me iría”, dice Francisco.

Arandina C.F-Burgos.C.F.

-“Nos gusta el fútbol y lo que engloba el fútbol”- puntualiza David. – “Cuando vamos a los Mundiales y a las Eurocopas vemos más el ambiente que el partido en sí”.

Para terminar nos confiesan que son también abonados al equipo de balonmano de la ciudad (el BM Villa de Aranda milita actualmente en la Liga Asobal) y que incluso viajaron a Qatar para animar al equipo local. -“Era el Mundial de balonmano y Qatar nos invitó a ir nosotros allí a animar a la selección de Qatar. Nos dieron equipación, hotel pagado… tres semanas en Qatar estuvimos. Todo surgió porque el seleccionador de Qatar es español y querían gente que fuese a animar y nos llamaron, porque la afición de Aranda es de las que más anima, y nos pagaron el viaje”.

Con esta revelación nos despedimos y con una frase de nuestro entrevistados que se nos queda grabada en la memoria: “Gracias por dar voz al fútbol modesto“.

Fotos: Cristina Moreno

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.