No hay quien pare al cuarteto formado por Atlético de Madrid, Barcelona, Real Sociedad y Athletic de Bilbao. Una semana más todos ellos solventaron con éxito sus respectivos compromisos y siguen empatados a trece puntos en lo más alto de la tabla.

El cuadro madrileño sigue ocupando el primer peldaño al tener el golaveraje más a su favor. Esta vez su víctima fue un Espanyol que opuso algo más de resistencia en un partido que se le puso muy cuesta arriba a los cinco minutos con el gol de Sosa. Las pericas aceptaron el reto, plantaron batalla mientras pudieron y aunque el choque acabó 3-0 no se le puede reprochar nada a su actitud. El gran favorito al título, por mediación de Kuky, tuvo que esperar al minuto 80 para hacer el segundo y ya en tiempo de descuento Amanda redondeó el marcador.

El otro gran candidato a alzarse con el trofeo, el Barcelona, lo tuvo más fácil para hacerse con los tres puntos ante un Transportes Alcaine que se fue al descanso con un contundente 5-0 en contra (Olga, Jenni (2), Claudia (p.p) y Ruth). Las locales, pensando ya en su compromiso de Champions de esta semana, redondearon la fiesta con el sexto y último de la tarde, obra de Bárbara.

Más sufridas pero igual de alegres fueron las victorias de los dos representantes vascos que se encuentran en esta pelea a cuatro bandas. Un solitario gol de Irene Paredes a los tres minutos bastó al Athletic para deshacerse del Rayo Vallecano. Las madrileñas, que llegaban a Lezama después de estrenar su casillero de puntos ante el Levante, siguen instauradas en la parte baja de la tabla y para colmo ahora les espera el Barça.

Y lo que parece ser ya una realidad es la situación que atraviesa la Real Sociedad. Tras un comienzo de año relativamente cómodo por fin les aguardaba un rival de esos que miden tu verdadero nivel y el cuadro de Igor San Miguel superó el examen con nota. Soldevilla adelantó a las donostiarras, mientras que Mari Paz estableció el empate para el Valencia al poco de volver de vestuarios. Pocos equipos saldrán victoriosos de Paterna y las realistas lo hicieron gracias a un zapatazo de María que se alojó en la escuadra. La nota negativa del encuentro fue el tremendo encontronazo que sufrieron Mendoza y Gaitán y que se saldó con cinco puntos de sutura en la cabeza para la primera y dos dientes perdidos y otros dos rotos para la segunda.

Sorprendente para muchos pues la situación de colíder de la Real Sociedad e igual de sorprendente la trayectoria que están firmando los recién ascendidos Granadilla Tenerife y Oiartzun. En el estadio de La Palmera, las primeras sellaron la tercera victoria consecutiva de la temporada tras imponerse por 1-0 a otro conjunto revelación, el Albacete, que pese a no sumar se mantiene en puestos de Copa. Las tinerfeñas, quintas con nueve puntos, se impusieron con gol de Paloma Lázaro.

El Oiartzun, por su parte, también sacó adelante su enfrentamiento ante el Santa Teresa tras una segunda parte llena de alternativas y que se decidió en 20 minutos de auténtica locura. (3-2). Tras llegar empatadas al descanso Vania hizo el 0-1 en el minuto 69 y dos después Jone lograba establecer el empate. Las gipuzkoanas, por mediación de Evelyn, voltearon el marcador en el 78 y a uno de la conclusión Arranz devolvía la igualada. Las pacenses se veían con el punto en las manos pero no supieron amarrarlo. En la última jugada de la mañana, ya en el 93, Esti Bajo volvía a mandar el balón al fondo de las mallas haciendo estallar de júbilo a los allí presentes. Con estos tres puntos las chicas de Jon Alkorta suman ya siete y ocupan uno de los puestos que dan acceso a la Copa. El Santa Teresa, con un partido menos, se queda con tres en la duodécima plaza.

Y tres puntos también suma un Levante que por fin se estrenó esta temporada y además lo hizo a lo grande. Lideradas por Charlyn Corral, autora de tres goles, las granotas se deshicieron sin problemas del Sporting de Huelva. El cuarto y definitivo llevó la firma de la ex jugadora del Collerense Maitane López, que se estrenó de este modo como goleadora azulgrana. Pese a la victoria el Levante se mantiene en zona de descenso, mientras que las andaluzas son décimas con cinco puntos.

El último partido de la jornada, el que enfrentó al Oviedo Moderno y al Collerense, finalizó sin goles, debido, sobre todo, a la espectacular actuación de la arquera visitante Andrea. Pese a los intentos desesperados por marcar de las asturianas el marcador no se movió en toda la mañana lo que permitió a las baleares sumar su primer punto de lo que va de curso, algo que no evita que el equipo siga como farolillo rojo de una clasificación donde el Oviedo es undécimo con cuatro puntos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.