Cómo me gustan los domingos al sol,

Cómo me gusta ver a mi Betis campeón,

Cómo me gusta ir al estadio con toda mi gente.

Por fin podremos oír este cántico en el Benito Villamarín el próximo domingo frente al Espanyol. Hasta el momento el Real Betis es fijo en disputar sus partidos los viernes, ya sea en su estadio o lejos de él. No diga viernes, diga Betis.

Las buenas cifras de audiencia de sus emisiones en abierto y las condiciones de los contratos televisivos que impiden jugar en viernes a los equipos que disputan competiciones europeas y al Valencia han propiciado que el Betis haya entrado en este bucle que poca gracia hace a sus aficionados. Repasando las trece primeras jornadas el equipo de Gustavo Poyet ha jugado en viernes frente a Deportivo, Granada y Málaga en el Benito Villamarín y frente a Real Sociedad y Osasuna fuera de casa. Y jugará ante Las Palmas en Sevilla y con el Éibar en Ipurúa en viernes también. Nos libramos frente a Barcelona, Valencia, Sevilla, Real Madrid y próximamente Villarreal porque juegan competiciones europeas excepto el Valencia por contrato televisivo. Lo que se resume en que de ocho partidos posibles el Betis lleva siete viernes y un domingo.

Esta situación molesta a los aficionados aunque hasta el momento parece no repercutir en el aspecto de las gradas del Villamarín ya que hacen todo lo posible para no perderse a ‘su Betis’.

En rueda de prensa Gustavo Poyet también se manifestó acerca del tema:

“Me estoy haciendo viejo, pero yo jugaba al fútbol los fines de semana. Respeto a la gente que pone el dinero, pero dejen que compitamos el fin de semana”

¿Y lo bonito que es un domingo de fútbol? Bares repletos de amigos y familiares comentando la previa, ambiente en los aledaños de Heliópolis, las gradas llenas de niños con su mejor sonrisa y una afición cantando al unísono eso de Los domingos al sol. Disfrutemos del próximo domingo en el Villamarín porque quién sabe cuándo será el siguiente…

Sobre El Autor

Cris Olid

“A todo el que se ponga la camiseta del Betis le tiene que hervir la sangre verde. Y al que no le guste que se vaya a otro club. Es una filosofía que hay que inculcar.” Sebastián Alabanda.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.