Domingo de doble sesión una vez más, Zubieta y Anoeta,  Rayo y Córdoba, frío y frío, unos pocos y veinti y pico mil; ambos de primera, ambos la Real pero muchas diferencias todavía.

Las chicas recibían la visita del Rayo con el recuerdo aún del partido de ida cuando las txuriurdin ganaron en el campo de las rayistas por primera vez tras un partido de tremenda entrega e impecable esfuerzo. Esta vez, sin embargo, las cosas se pusieron muy feas ya que para el minuto 15 el marcador mostraba un terrible 0-3. Jugar con ese resultado en contra es muy difícil y que el equipo funcione es complicado y a las chicas les costaba hilvanar jugadas y la desesperación y las frustración se dibujaba en sus caras cada vez que perdían el balón. Pero estas chicas son de una casta especial como demostraron en el último partido en casa cuando remontaron un partido en los últimos minutos del encuentro, y en el segundo tiempo salieron al campo con la firme decisión de no darse por vencidas y conseguir algo positivo. Y casi lo vuelven a hacer. Con un juego mucho más ordenado y mejor plantadas en el campo consiguieron dos goles que devolvían la esperanza y la ilusión. Sin embargo, esta vez no fue posible y el resultado final fue de 2-3. Lástima. El marcador no fue el deseado pero la entrega, actitud y fuerzas demostradas por el equipo en el segundo tiempo fueron para mostrar en una escuela de fútbol.IMG-20150323-WA0008

Siete de la tarde, la Real recibía en Anoeta al Córdoba, colista de primera división y con tres entrenadores diferentes en lo que va de liga. Los últimos resultados conseguidos en la Liga, los primeros tres puntos logrados fuera de Anoeta, la visita del último de la fila, la posible reaparición de Vela y el optimismo en la afición nos hacían soñar con una tarde de goles y celebraciones. Nada más lejos de la realidad. Una soporífera primera parte, de las peores esta temporada, hizo temer por la tercera victoria consecutiva. Ni la temprana expulsión de Pantic en el minuto 5 de partido consiguió que la Real despertara de la siesta. El Córdoba consiguió ponerse por delante en el marcador jugando con 10 jugadores con un cabezazo de Florín tras el saque de un córner. El equipo andaluz estuvo tranquilo sobre el césped intentando que los minutos pasaran y con un artista en el arte de perder tiempo, su portero.

Un golazo de Agirretxe en el minuto 34 de la primera parte tras jugada de  Chory y Canales comenzó a encauzar el partido. Ya en el segundo tiempo tornaron los papeles y sería Agirretxe quien asistiera a Chory para que este marcara. Vela tras reaparecer en la segunda parte decidió que ya era hora de que Finnbo marcara su primer gol como realista en Liga y le regaló el tanto, tercero y definitivo de la Real.

Partido soporífero y de ritmo de procesión de Semana Santa al que quiso sumarse el colegiado Velasco Carballo con un arbitraje pésimo y que dejó al Córdoba con ocho jugadores en el césped. Demasiado sufrimiento para ganar un partido contra un equipo que jugó con 10 jugadores casi todo el partido  y un equipo que tiene todos los boletos para dejar la categoría a final de temporada.

Zubieta, Anoeta; dos partidos, dos resultados; dos sensaciones, una conclusión: los resultados no lo son todo.

 

Sobre El Autor

Elisa Manterola

"Salir a ganar, negarse a perder" Thomas Rongen.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.