Manolo Cano dirige al C.D. Guadalajara desde el pasado mes de julio. Es un gran conocedor tanto de la Segunda división como de Segunda B. Es un hombre con las ideas muy claras, que se siente preparado para ponerse al frente de un equipo y que tiene ganas de hacer mucho por la plantilla que tiene a sus órdenes.

¿Qué le motivó a decirle que sí al Guadalajara?

Quini me fichó como director deportivo, yo ya había trabajado antes con él y es una persona que confiaba plenamente en mí. Eso para un entrenador es muy importante, trabajar con la confianza del club. El club no me conocía en primera persona pero el director deportivo sí y eso fue el punto clave para estar en este proyecto. A partir de ahí, el Guadalajara es un club que venía de Segunda división, uno de los equipos punteros de Segunda B y el tema de embarcarse en un proyecto con posibilidad de ascender y estar arriba. No es lo mismo ir a un Segunda B sin opciones que ir a uno como el Guadalajara que es un proyecto de ascenso.

¿Es ese el objetivo de este año: el ascenso?

El objetivo que tengo yo ahora con mis jugadores es el partido de la primera jornada de Liga ante el Socuéllamos, pero ascender es una consecuencia. Y la consecuencia de todo ese buen trabajo que vamos a querer hacer, de construir un equipo que va a ser básicamente nuevo, con unas señas de identidad que sean la competitividad, la intensidad, la ambición, el transmitir esa ilusión que tenemos todos por ese proyecto nuevo… como consecuencia de todas esas cosas estaremos cerca de estar arriba y poder ascender. Lo veo más como una consecuencia que como un objetivo.

¿Qué tiene el Guadalajara que no tengan otros equipos y cuál es su punto fuerte?

Es un club muy familiar y eso en Segunda B es muy importante. Hay muy buen ambiente en todos los estamentos del club. Hay mucha comunicación, somos pocos, todo se soluciona fácil y eso como entrenador te simplifica bastante el trabajo. El punto fuerte es que es el equipo de la ciudad, la gente se vuelca, es apetecible para los futbolistas por la cercanía con Madrid y es uno de los mejores escaparates para jugar al fútbol.

Un buen escaparate fue el amistoso frente al Atlético de Madrid y Leganés, por el nivel de los rivales. Usted dijo antes del partido que quería dar una imagen de equipo sólido y bien organizado, y lo consiguieron con creces.

La verdad es que sí. No sólo por la anécdota de ganar el triangular. Que lo gane el equipo de Segunda B, el invitado, es anecdótico a nivel de resultados… pero sí nos fuimos muy satisfechos por la imagen, las sensaciones y el trabajo del equipo. Esa es la seña de identidad que queremos. Queremos crecer con el balón, ser un equipo que practique buen fútbol pero partiendo de la solidez y el compromiso.

Este es el primer año que no está trabajando con Anquela.

Los últimos siete años he estado como su segundo entrenador. Este es el primer año que emprendo mi carrera en solitario.

¿Prefiere ser primer entrenador de Segunda División B o segundo entrenador de Segunda División A?

En esta etapa de mi vida: primer entrenador. En los últimos siete años estuve con Anquela, pero anteriormente ya había sido segundo entrenador. Llevo 15 años como segundo en el fútbol profesional y el cuerpo me pedía retos mayores. Como segundo entrenador ya lo había vivido todo, lo bueno, lo regular y lo malo. Había llegado hasta Primera División y tenía pocos retos como segundo. El cuerpo me pedía exprimirme, exigirme más, dar un paso como primer entrenador y me sentía capacitado, preparado y con muchas ganas. Quería dar el paso y he tenido la suerte de poder darlo gracias a Quini, el director deportivo del Guadalajara, y al club.

¿Está contento con  el equipo que se está formando?

Muchísimo. Todos los fichajes que hemos conseguido traer son aciertos, y los futbolistas que se han quedado del año pasado también lo son. Lo único es que somos una plantilla corta, nuestro presupuesto no nos da para tener recambios de primer nivel en todas las posiciones. También estoy muy contento con los chicos de la cantera porque están demostrando que dan el nivel y que nos van a ayudar mucho. Nos falta cerrar la plantilla,  sobre todo el tema de la delantera. Si conseguimos cerrarla con jugadores del mismo nivel que tienen los fichajes que han venido estaré muy satisfecho.

¿Y las equipaciones? ¿De quién fue la idea y qué tal la acogida?

La idea salió del club. A mí me gustan estas iniciativas porque nos hace ser un equipo diferente, no un equipo más. Que nuestra camiseta no sea bonita solo estéticamente sino que tenga un significado detrás. La primera es muy bonita y tiene un mensaje de apoyo y compromiso con la sociedad y la segunda es el sentirse orgulloso de algo propio de la tierra; es algo de lo que hay que enorgullecerse y promocionar. Son muy bonitas, en directo todavía más que en foto. Vamos a intentar lucirlas y defenderlas con toda la dignidad y la ilusión del mundo.

¿Cuál es el lema de Manolo Cano?

Puedo decirte dos. Uno lo aprendí de un entrenador que tuve hace muchos años y que él había aprendido a su vez de otro entrenador…”En un equipo de fútbol ninguno es tan importante como todos juntos”, es un lema que siempre he tenido presente en el fútbol. La fuerza del grupo es lo que te hace ser o no ser. La otra frase es la de “pelear hasta el último minuto del último partido”, que es una frase de Juan Antonio Anquela, quien ha sido mi amigo y mi entrenador en los últimos siete años. Es una frase que en nuestra etapa en el Alcorcón nos llevó a conseguir éxitos impensables. Y él decía que había que tener fe en conseguir algo que es muy bonito y pelear. Esas dos frases para mí son imprescindibles en el fútbol.

Sobre El Autor

Antía André

"Ningún jugador es mejor que todos juntos". Alfredo Di Stéfano.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.