Dicen que cuando tienes algo en mente, cuando confías en ello, cuando lo tienes claro, cuando no dudas ni un segundo de que ESO es lo que realmente deseas, hay que ir a por ello sin dudarlo. Hay que darlo todo, dejarse piel y alma en conseguirlo. Dicen también que cuando las cosas se ponen difíciles son pocos los que siguen ahí, los que te acompañan y los que son capaces de levantarte y de levantarse para continuar el camino. “Dicen que nunca se rinde” que cantaba El Arrebato para el himno del centenario, y no le faltaba razón. Ni la más mínima. El Sevilla FC y su afición nunca se rinde.

Si algo tiene este equipo es corazón y coraje. Anda que si todos tuvieran el mismo, ¡qué digo el mismo!(con la mitad me vale), que ellos…la cosa cambiaría. No conozco a demasiados jugadores que sean capaces de hacer remontadas épicas, pero tampoco de meter 4 goles en 45 minutos cuando van 6 goles por detrás en el marcador. No me vienen a la mente demasiados conjuntos capaces de jugarle al actual campeón de Liga y Champions de tú a tú, sin titubear ni un segundo, y encima hacerles daño.

No estoy segura, pero creo que si pudiera robar una virtud (de las tantas que tiene) del Sevilla sería esa. Nunca se rinde. Sabes que con este equipo el partido no se ha acabado hasta el pitido final, que no se va a dar por vencido y que como te descuides te lo va a levantar. Parece que lleven escrito a fuego en la mente que “con el orgullo de Nervión no se juega“, y eso me gusta. Me gusta y mucho. No será la primera vez que escuchen, o que ustedes mismos digan (sobre su equipo, sea el que sea) “vale, hemos perdido pero lo que más me duele es que no hayan sudado la camiseta, que no lo hayan luchado, que hayan bajado los brazos; no merecen ese escudo“. ¡Ojo a ver cómo le dicen eso a este Sevilla! Casi imposible diría yo.

El equipo de Emery es de lo más instructivo que conozco. A veces me dan ganas de coger a unos cuantos de mis jugadores y decirles “¿ves esto? Así es como debería ser. SIEMPRE.” Los sevillistas pueden estar orgullosos de su equipo. Hasta yo lo estoy. No será la primera ni la última vez que pierdan un partido, son humanos, y el otro equipo también juega, pero el hecho de que no bajen los brazos, de que no se den por vencidos, de que (perdonen la expresión) le echen huevos, eso es lo que hace a este Sevilla diferente de cualquier otro.  Eso sumado a la calidad le hacen aspirante a todo. A TODO.

Siempre confío en que mis jugadores den todo por el escudo que llevan en el pecho. Siempre espero que salgan a morder, a apoderarse del balón, a meter goles, a ganar. Pero cuando no lo hacen, al menos quiero ver que lo han intentado,  que lo han dado todo, que han sudado esa camiseta, que merecen llevarla puesta. En definitiva, que como hacen los hispalenses, mueren con las botas puestas.

 

Sobre El Autor

Cris De León

"Malo no es soñar, malo es quedarse dormido y desperdiciar las oportunidades." Andrea Pirlo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.