VACACIONES. Palabra mágica donde las haya.Últimamente más mágica que nunca por todo lo que conlleva: descanso laboral del puesto de trabajo.VACACIONES, esa época en la que se goza y disfruta del amor calmado, tierno, sensual, acústico y a veces prohibido; tiempo de amarse a la luz de la luna y las estrellas; momentos de tranquilidad, bienestar y de permitir que el tiempo se pare, que el reloj pierda su protagonismo y que la rutina nos abandone. VACACIONES, tiempo para cumplir promesas pasadas, recuperar viejas amistades, iniciar novedosas actividades….tiempo para uno mismo, tiempo para los demás.

Los profesionales del fútbol también disfrutan del periodo estival junto a los suyos y algunos de ellos, los más desafortunados, aprovechan ese tiempo para ponerse a punto tras una lesión. Los directores deportivos y dirigentes de los clubes ultiman las plantillas para que a la vuelta de las vacaciones todo esté listo para que sus aficionados comiencen con renovada ilusión  una nueva temporada. ¿O no?

Los seguidores de la Real estamos acostumbrándonos, por desgracia, a veranos más propios de una película de suspense y miedo firmada por el gran Alfredo Hitchcok. Desde el verano de la marcha, no-marcha de Illarra al Madrid, las épocas estivales en el club txuriurdin se han convertido en tiempo de silencio y misterio; “no saben, no contestan”y “fuera de cobertura” es la única información que obtenemos los aficionados ante la gran marejada de rumores clásicos sobre los fichajes durante el verano.

Y este verano no ha sido una excepción: Rulli, Jonathas, Juanmi, Granero, William José, Llorente, Eneko Capilla…. Nombres y más nombres que han sonado una y otra vez en el entorno de la Real. Capítulo aparte, o quizás todo un libro merecería el affair William José-Rulli-Maldonado-Real, que tiene un tufillo raro y difícil de explicar, razón por la cual nunca sabremos qué es verdad o en qué consistió el asunto.

Como tampoco sabremos nunca la verdad sobren la lesión de Agirretxe, un esguince en principio sin demasiada importancia que en un abrir y cerrar de ojos se convierte en una lesión que obliga al delantero txuriurdin a estar fuera del césped más de ocho meses; claro que si de oscurantismo y silencio hablamos, los servicios médicos del club se llevan el premio.

Vela ha vuelto tocado-lesionado: ¡qué mala suerte tiene siempre  este chico en sus vacaciones! Pero ha vuelto y todos deseamos que este año sea glorioso para él.

Y tras un verano silencioso, nos encontramos a pocos días para empezar una nueva temporada, nada más y nada menos contra el Real Madrid, una nueva temporada con mucha ilusión como siempre pero también llena de incógnitas que llegan por todas las dudas que el club nos transmite con un secretismo más cerrado que el del propio Vaticano o la CIA.

Allí a finales de junio cuando comenzó mi descanso vacacional me propuse varios objetivos: descanso, lecturas atrasadas, muchos kilómetros de piscina, disfrutar de toda mi gente, viajar, preparación para mis nuevos proyectos…yo he cumplido con mis deberes vacacionales. ¿Y los responsables de mi equipo?

Sobre El Autor

Elisa Manterola

"Salir a ganar, negarse a perder" Thomas Rongen.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.