No es un buen día para los madridistas tras la derrota en San Mamés, parece que saltan las alarmas, se necesita orden en el vestuario, falta juego, falta ambición y sobre todo falta gol.

Hasta aquí todos de acuerdo, pero ese pesimismo a la hora de hablar del Real Madrid es demasiado ambicioso. Estamos en la jornada 26 y la recta final (12 jornadas más) nos va a ofrecer todavía muchas sorpresas y no solo en el vestuario madridista. Titulares como “El Real Madrid se va de liga”(Diario AS) “El Real Madrid sigue en caída libre” (Mundo Deportivo) aparte de ser sensacionalistas y poco rigurosos, hacen del Real Madrid todavía más poderoso de lo que el mismo Club es: si el Madrid pierde uno o dos partidos ya existe una crisis profunda, hay que destituir al entrenador, pensar en nuevos fichajes y hasta pitar a los jugadores.

¡No, oiga no! el Real Madrid ha perdido un partido y empatado otro, si pero recordemos el final de temporada del año pasado, un Real Madrid con el embrague a fondo, tirando de las fuerzas de su comandante y titanes hasta tal punto que cierto es que nos dieron la copa más deseada de todas, pero es un riesgo máximo que puede pasar una gran factura. Y esta temporada Ancelotti no está dispuesto. Bajemos los humos, recapacitemos y aprendamos de los errores. Sobre todo en el vestuario.

 ¡Es tú mejor hinchada… en las buenas y en las malas!

Ahora el equipo más que nunca necesita el apoyo de su afición como también necesita poner el juego en orden, como bien dice Carleto “Tocamos demasiado, lo que hacemos es bastante confuso”, cierto y me recuerda y me aburre soberanamente, como me aburría el tiki-taka, ese “fútbol moderno” que en el Madrid ni funciona ni se le quiere; que implante Carleto el “fútbol tradicional”, ése de ofrecer un espectáculo de calidad, de robar balones y contraatacar con esos jugadores perfectamente capacitados en las filas madridistas para ofrecer lo mejor para nuestro escudo.

Que vuelva el fútbol tradicional, que vuelva el equipo, que vuelva Cristiano (incluida Irina si fuera necesario) y que vuelva Luka Modric, un joven croata que echamos mucho en falta en el medio del campo.

Pero sobre todo que vuelva la grada a sonar el próximo martes en Chamartín que esperamos al Schalke con los brazos abiertos, los goles en su puerta y recordando quién es el Rey de Europa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.