De nuevo se repite la misma historia. Atlético de Madrid vs. Real Madrid. Colchoneros contra merengues, indios contra vikingos. Una vez más el duelo por el dominio de la capital madrileña, aunque, en esta ocasión, sabe a venganza tramada por el guionista más perverso. Lisboa, 24 de mayo de 2014. El Atleti marcaba pasada la media hora del encuentro gracias al uruguayo Diego Godín y lograba sostener el resultado hasta el tiempo de descuento. Sin Diego Costa, sin Arda Turan. Millones de corazones latían en toda España, otros tantos en la capital portuguesa (muchos se paraban también). Lágrimas, emoción y un sin fin de sentimientos se encontraban en aquella noche en la que el club rojiblanco saboreaba el triunfo. La historia le debía esa copa a los de Simeone. No hubo suerte.

¿Quién no se acuerda de cómo Ramos empató el partido? ¿Cuántos no se dieron cuenta de que ese Atleti ya no podía empujar más? Cansados, agotados,… derrotados en los últimos coletazos del encuentro. Así pasó a la historia esa final de 2014, como el partido en el que el Real Madrid ganaba su Décima.  Nada importó la tremenda temporada del Atleti, reciente campeón de Liga. Nada. Bale, Marcelo y Cristiano se sumaban a la fiesta. Un doloroso 4-1 terminaba con los sueños de aquellos que anhelaban que, por una vez, el fútbol fuera justo con los suyos. No pudieron remontar, el agotamiento pudo con todos y el Madrid supo gestionar mejor aquel eterno encuentro.

Se repetía la historia. Ya perdió el Atlético una Champions. Ya supo lo que era dejar escapar el trofeo después de haberlo sentido tan cerca. Aquello sucedía en la década de los 70, cuando en 1974 el equipo se enfrentaba a los alemanes del Bayern de Múnich y, tras un gol del gran Luis Aragonés, Schwarzenbeck empataba para el Bayern forzando un segundo partido. La derrota entonces también fue por goleada y los rojiblancos veían morir su sueño por primera vez en Europa.

Ahora la vida vuelve a cruzar los caminos del Atleti y el Madrid. Ambos tendrán que enfrentarse a doble partido por ganarse el pase a semifinales. Aún queda mucho para llegar a la final, pero no es un gran momento para ninguno de los dos. El ‘Cholo’ no termina de dar con la tecla y sus jugadores sufren en exceso para lograr la victoria. Para Ancelotti las cosas tampoco parecen muy prometedoras, con buenos resultados pero con un juego que no termina de convencer a los suyos. Unos han perdido la tercera plaza, otros el liderato, pero el resultado es el mismo: tienen un mes para demostrar porqué llegaron a la final hace un año. Quizá sea hora de re-escribir la historia. Quizá sea este el momento para que el Atlético de Madrid dé por culminada su venganza porque como bien dicen: “mientras ellos duermen, nosotros soñamos”. De momento, nos vemos en abril.

Sobre El Autor

Laura Tirado

"Conseguir nuestro sueño pasa por ser valientes." Jürgen Klopp.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.