Buscaba el Granada una victoria que le diese algo de oxígeno para poder seguir respirando los aires de la Primera División y no parecía el derbi contra el Málaga el mejor escenario posible para conseguirlo. Sin embargo la necesidad acabó apretando a los de Abel y consiguieron no ahogarse en Los Cármenes.

Llegaba el Málaga lanzado, con Juamni y Samu Castillejo en estado de gracia, pero con el lastre de no haber ganado en casa del vecino desde que éste retornó a la categoría de oro del fútbol español.

El Granada llevaba cuatro jornadas sin conocer la victoria, la última fue ante el Elche por la mínima el pasado 31 de enero, y Abel Resino ya había avisado de que había que ganar sí o sí. “Hay que aprender a ganar con presión y con tensión, que de nada vale ganar cuando ya no te juegas nada o no tienes nada que hacer. Hay que ganar ahora que estamos a tiempo.”

Abel Resino

foto de www.granadacf.es

El discurso del técnico hizo efecto y el equipo salió con una marcha más que el Málaga, que acabó haciendo el único gol del partido, obra de Camacho en propia puerta tras un remate de Robert.

Esta victoria no saca al Granada del descenso pero le sitúa a tan sólo tres puntos de la salvación, pues tanto Levante como Deportivo, que ocupan los puestos decimoséptimo y decimosexto respectivamente, cuentan con 25 puntos por 22 de los granadinos.

Los andaluces deberán salir igual de motivados y concentrados frente a Rayo e Eibar, sus próximos rivales, pues dentro de tres semanas visitan el Bernabéu, un campo que no se antoja factible para sacar puntos, aunque jueguen el mismo domingo de Resurrección. Veremos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.