Este próximo sábado, 17 de octubre, la gran Rita Hayworth cumpliría 98 años. La actriz fue considerada como una de las actrices más emblemáticas de la época dorada del cine norteamericano. Nadie olvida su magnífica escena en la película que la consolidó como mito erótico, Gilda. El striptease explosivo y breve que interpretó en la película cantando “Put the blame on Mame” es un clásico recordado una y otra vez, así como la escena de la bofetada a Glenn Ford. Ambas  fueron consideradas muy atrevidas en algunos países que no dudaron en censurar la película. Fantástica la actuación de Rita Hayworth en el papel de Gilda cantando en playblack “Put the blame on Mame” y sobre todo el erótico momento en el que la actriz se quitó con máxima exquisitez, sensualidad y elegancia un guante.

Gilda, femme fatale, nos relata con mucha chispa las actividades amorosas de “Mame” considerada la auténtica causante de tres grandes cataclismos: El gran incendio de Chicago de 1871, la gigantesca ventisca de 1888 en Nueva York y el terremoto de San Francisco de 1906. A Mame se le atribuye también la causa del tiroteo ficticio de Dan McGrew durante la fiebre del oro de Yukon (Canadá). ¿Puede una mujer ser la culpable de tamañas catástrofes?

No está siendo buena la temporada de la Real Sociedad hasta el momento. Tras los fichajes de este verano, se esperaba mucho más de esta plantilla (la más cara de toda su historia) que está decepcionando a su afición sobre todo en lo que se refiere a sus partidos en Anoeta, donde todavía no ha sido capaz de conseguir una victoria. Tras tres partidos en San Sebastián, los de Moyes sólo han conseguido dos empates, ante el Sporting y el Athletic, y una derrota ante el Espanyol. Muy poco bagaje para un equipo que se mostró seguro en casa la temporada pasada pero que todavía no se ha estrenado esta temporada.
Pero no sólo preocupa la falta de resultados sino también el pobre juego mostrado por el equipo txuriurdin; un equipo soso, previsible, sin patrón de juego y que no levanta alegrías ni expectación en la grada. El juego realista no sorprende al contrario, al que siempre coge colocado.

El equipo no funciona como tal, como equipo, como grupo, las combinaciones no crean peligro de ningún tipo, ni ocasiones de gol; los cambios de jugadores en el centro del campo no consiguen inyectar velocidad ni peligrosidad al ataque realista; la defensa tampoco se muestra segura y ha recibido goles por fallos en la línea; y arriba, los jugadores clave no aparecen.

Vela no está en su mejor momento físico y eso se traduce en apariciones esporádicas en el juego para pasar desapercibido y perdido en la mayor parte del partido; ni está ni se le espera, me temo. Sus declaraciones respecto a su petición al presidente para haber salido el pasado verano, han encendido todas las luces de emergencia entre los aficionados; los nuevos fichajes, Jonathas y Bruma, que venían con label de calidad y distinción de grandes, no terminan de enchufarse y dar soluciones a los problemas; Rulli, últimamente, no se muestra tan seguro como antaño; Reyes juega mejor cuando cuenta a su lado con Iñigo Martínez, quien ha destacado este comienzo de temporada, aunque en el partido contra el Málaga cometió fallos que supusieron encajar dos goles; tampoco Pardo está mostrando su mejor juego y clase; Agirretxe, sin embargo, sí que ha destacado en este comienzo de Liga consiguiendo la mayoría de los goles del equipo; Illarra está llamado a ser el motor y el cerebro de este equipo pero, aunque ha cuajado buenos partidos, lo mejor está por llegar; Canales y Granero, siguiendo su línea de la temporada pasada, tampoco dan el nivel que se les supone ni marcan la diferencia; Aritz Elustondo alterna buenos partidos con momentos de dificultad en los que los delanteros le ganan la espalda en más de una ocasión…

Las declaraciones efectuadas por diferentes jugadores hace unas semanas no ayudan al buen ambiente en el equipo; y si a eso sumamos los rumores de desavenencias entre jugadores y entrenador pues “Houston, we’ve got a problem”. La cuestión es que muchos jugadores no están en su mejor momento y no encuentran su juego; Moyes tampoco consigue tocar la tecla adecuada y acertar con el patrón de juego y nadie sabe a qué juega la Real Sociedad. Y este fin de semana, mientras celebramos el cumpleaños de la sexy Hayworth, recibimos la visita de nuestro ex Griezmann.

Rita Hayworth, who shall we put the blame on?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.