El mejor futbolista búlgaro de todos los tiempos, Balón de Oro en 1994, entrenador, periodista de la nueva era. Sí. Os hablo de Hristo Stoichkov, un singular personaje que brilló en el Barcelona y que incluye en su palmarés, la segunda sanción más dura de la Liga Española, por un incidente sucedido en un Clásico ante Real Madrid.

Tras siete temporadas en el CSKA Sofía de su país natal, donde ganó 3 Copas, 3 Ligas y 1 Supercopa, Stoichkov fue fichado por el FC Barcelona en julio de 1990 en una operación que involucró lo que hoy en día serían dos millones y medio de euros.

Sin embargo, no todo sería color de rosa. A los pocos meses de haber firmado contrato con Barcelona, vivió lo más duro que puede vivir un jugador, fuera de las lesiones: Seis meses fuera de los campos de juego, por sanción. ¿El motivo? En un clásico ante Real Madrid disputado en el arbitroCamp Nou por la Supercopa de la temporada 1990-1991, no se pudo controlar y al protestar por una falta, terminó pisando al árbitro Urízar Azpitarte.

Se trató de la segunda sanción más dura de la Liga Española y solo su carácter y su talento, le permitieron salir adelante en un mundillo donde él mismo ha analizado recientemente al diario Sport que “los árbitros no están pendientes de lo que les dices sino de tu reacción. Lo que para los demás es falta, para ti es una tarjeta amarilla, y una amarilla para los demás es roja para ti. Cada partido es una guerra psicológica. Y luego está el periodismo, que también te aprieta para que sueltes alguna frase magistral. No es fácil vivir así. Tienes que ser un poco especial para convivir con esto”.

Sus características le hicieron volver más fuerte que un roble y transformarse en ídolo blaugrana y en siete temporadas, cortadas por un breve pasaje por el Parma de Italia, acumuló 5 Ligas, 4 Supercopas y 2 Copa del Rey, y a nivel continental 1 Copa, 1 Recopa y 1 Supercopa. Además, a nivel individual, un Balón de Oro tras su gran campaña en 1994.

stoichov balon de oro, camiseta fc barcelona

Aunque aun en la retina de los amantes del fútbol, lejos quedaron los recuerdos de aquel día negro en la historia de los Clásicos y tras unos años como entrenador, Stoichkov es ahora mismo, con 49 años y un físico bastante diferente del que deslumbraba con su gran velocidad con y sin balón, periodista de Univisión, la cadena de televisión en español más grande de Estados Unidos.

hristo stoichov periodista univision

Desde su nueva posición demuestra mantener viva la llama del desparpajo que lo hizo ídolo un día. Lo mismo dice y sin pelos en la lengua que el Balón de Oro que un día fue suyo “me da asco”, como maneja con sumo cuidado una denuncia de un paisano por agresión en Chicago al intentar entrevistarle.

Eso sí, haber estado del otro lado parece tener consecuencias en su descripción actual de cómo debe desempeñarse un periodista deportivo en la actualidad: “Con franqueza y sinceridad. Hablar claro, no inventar; no mentir y no vender cosas negativas”.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.