20 años han pasado de aquella manita el 5-0 del Real Madrid al Barça;  al frente del banquillo madridista se encontraba un joven entrenador Jorge Valdano que acabó con la tiranía del Dream Team de Johannes Cruyff.

Mucha gente de mi generación (de los 80´s) recuerda este clásico como de las primeras hazañas épicas que vivimos con uso de razón, más tarde conoceríamos las historias de Juanito, Di Stefano, Gento.. donde aprendimos de los más grandes de este club pero mientras tanto en nuestra retina quedaba ese 5-0, esa manita. Recuerdo que hasta tenía pegatinas del 5-0 que pegaba por doquier y entendí que sí, que había elegido ser del mejor equipo del mundo.

Por contrapartida también he entendido que las nuevas generaciones que hayan conocido la etapa del tiki-taka del perfumado Guardiola se hayan decantado por “hacerse” del Barça tras el 6-2. Un niño siempre quiere ser campeón, no quiere tener nada que ver con una humillación por eso un clásico es mucho más influyente de lo que a priori pensamos.

Volviendo al año 1995 y recordando la plantilla madridista:

– En la portería Don Paco Buyo: tras su retirada del fútbol profesional y como jugador madridista donde estuvo desde el 86 al 97, siguió y sigue vinculado al club: en la actualidad le podemos ver en los Veteranos jugando partidos amistosos, además de participar en debates deportivos donde es un fiel defensor del Real Madrid.

Quique Sánchez Flores: cuando Quique colgó las botas comenzó su trayectoria como entrenador en las categorías inferiores del Real Madrid, más adelante pasó por los banquillos de Valencia, Benfica, Atlético de Madrid, varios clubes de Emiratos Árabes, hasta llegar al Getafe donde recientemente (26 de Febrero) dimitió.

Sanchís: su nombre ya suena a blanco, nacido en familia madridista hace poco le escuchaba en una charla del foro Luis de Carlos una anécdota personal, explicaba que mientras él nacía, su padre estaba jugando en el Bernabéu y llegó tarde al nacimiento, una historia que resume que en su casa el Real Madrid es parte de su vida.

– Mikel Lasa: un fenómeno lateral izquierdo que jugó 6 temporadas en el Real Madrid hasta que por la famosa ley Bosman desembarcaron en Chamartín unas estrellas extranjeras en las que se encontraban el mejor lateral izquierdo de todos los tiempos, Roberto Carlos y Lasa no pudo hacer nada en contra de su rival de club y decidió marcharse al Athletic de Bilbao.

Milla: tras jugar en el Barça llegó al Real Madrid, disputó 5 temporadas y se marchó al Valencia a colgar las botas, como entrenador cabe destacar que fue el segundo de Laudrup en su etapa como entrenador del Getafe.

– Laudrup: al igual que su compañero de vestuario Luis Milla, dio el salto del Barça al Real Madrid, tras unos malos meses en el FC Barcelona, en esa época solo podían salir 3 extranjeros en la alineación y con la llegada de Romario, Cruyff decidió que Laudrup fuera el extranjero que más banquillo chupaba, lo que provocó que la siguiente temporada Laudrup acabara en el Real Madrid y se tomara su propia revancha contra Cruyff siendo partícipe del 5-0 del 95.

– Raúl González Blanco: sí, amigos madridistas, Raúl, el eterno capitán, debutó en el Real Madrid el año de la manita en la temporada 94/95 a las órdenes de Valdano; esta temporada se ganó la liga y por consiguiente el primer título de Raúl como palmarés personal, sobra contar todo lo que le estaba por llegar a este joven de 17 años que acabó convirtiéndose en Leyenda madridista.

– Martín Vázquez: sustituyó al joven Raúl en el min.64 de este partido épico. Martín Vázquez es considerado uno de los canteranos que pertenecieron a la “Quinta del Buitre” junto con El Buitre, Sanchís, Míchel y Miguel Pardeza.

Alfonso: salió al terreno de juego en este clásico para sustituir al héroe de la noche, Iván Zamorano. Alfonso sigue vinculado al Club Blanco jugando en los Veteranos y participando en la liga de fútbol Indoor.

Los goleadores de la noche 7 de enero de 1995, comienzan con :

Iván Zamorano: hizo su hat trick en apenas 40 minutos; Zamorano lo tenía claro, era su noche. En su palmarés con el Real Madrid consiguió una Copa del Rey (1993), SuperCopa de España (1993) y 1 Liga (1995) un jugador que quedará en la historia y corazón madridista.

El 4º gol de laLuis Enrique 5-0 noche lo marcó nada más y nada menos que el actual Míster del FC Barcelona, Luis Enrique en el min 58. Seguro que el técnico se ha preparado mucho este clásico para que el eterno rival no vuelva a hacer el mismo daño que hizo cuando aún Luis Enrique vestía camiseta blanca.

Para finiquitar la goleada apareció Amavisca en el min 60, dejando el marcador 5-0 y un partido para la eternidad. A estos héroes de la noche les fallaron dos pesos pesados en este equipo Fernando Redondo y Míchel, aunque su ausencia esa noche no se notó.

Hasta aquí el que fue del 5-0 del 95. Cada clásico nos deja un partido cargado de fútbol, del mejor fútbol internacional, apostemos por un 0-5 para el partido del 22 de Marzo de 2015 y que 20 años después volvamos a vivir una manita para la historia madridista.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.