No creo haber estado más de acuerdo con Jorge Valdano, que cuando ha realizado esta afirmación. Así debería llamarse Raúl González Blanco, una de las más grandes leyendas de Real Madrid, de España y del mundo. Porque los grandes son así… trascienden fronteras y eso, multiplica su grandeza.

Yo iba al colegio por la tarde, pero solían levantarme temprano para no generar mala costumbre. Sin embargo aquel 1 de diciembre de 1998, fue un poco antes todavía.

Mi abuela detestaba el fútbol. No le parecía importante, ni le tenía gusto alguno. Pero cuando jugaba nuestra España y nuestro Real Madrid, ese que me inculcó desde niña, era un buen momento para compartir con ella mi pasión por el deporte Rey.

Aquel “Levántate… juega Raúl”, lo tengo grabado en la memoria. A pesar de que ya con once años había visto muchas veces a los Blancos, incluida La Séptima de algunos meses antes, la final de la Intercontinental ante Vasco da Gama es el primer recuerdo íntegro que tengo de ellos.

Y en gran medida se lo debo a él, al Raúl con rostro de niño que se subió a aquel coche de la marca patrocinadora con la llave gigante, luego de haber sido el mejor del partido que significó el segundo título mundial para la institución.

Raúl González Intercontinental 1998- ElVestuario.es

Raúl González Siempre - ElVestuario.es

Raúl fue el primer futbolista español que me hizo gritar goles fin de semana tras fin de semana, a pesar de los diez mil kilómetros de distancia que la vida puso entre mi pasión, y la Avenida de la Castellana. Raúl fue el primer futbolista que me hizo soñar con pisar el verde césped, como pude hacer años después… el primero que logró hacerme emocionar con su llanto al salir en 2010 y con el que entendí que el amor a un club no cambia, porque un nombre, por muy grande que sea y muchas letras de oro con las que esté escrito, salga del mismo.

Aquel día agradecí al Océano Atlántico por no poder estar allí. Hoy, sin embargo, os digo que me habría gustado estar y poder decirle lo mucho que significaron para mí, esas 16 temporadas en el primer equipo. Me habría gustado contarle lo importante que me sentía en el colegio cuando decía que además del brasileño Ronaldo, mi ídolo era Raúl.

De pequeña solía pensar que las grandes estrellas eran eternas. Que jugaban por siempre. Con el tiempo, fui aprendiendo que llegaba el tétrico día en que colgaban las botas, y solía consolarme dándole las gracias a quienes les invitan a una despedida ajena o a un partido benéfico u homenaje, para que les pueda ver una vez más.

Ahora que lo pienso, tuve la suerte de crecer con Raúl… la vida no me permitió, como a tantos, ir cada fin de semana al Bernabéu, de alentarle en persona, pero sí de verle dar lo mejor de sí desde el primer día hasta el último.

Han sido 21 años de carrera que se cortarán el próximo mes de noviembre, paradójicamente, el mismo año en que Cristiano Ronaldo le ha superado como máximo goleador del Real Madrid.

Raúl González junto a Cristiano Ronaldo, Real Madrid - ElVestuario.es

Sin embargo, por muy grande que sea el 7 que está, y los 7 que estuvieron antes, nada ni nadie harán olvidar el estilo del gran Raúl… la Séptima, la Octava, la Novena… Nada ni nadie harán olvidar su señorío, sus movimientos, sus 323 goles con la elástica Merengue, las veces que silenció el Camp Nou…

Nada ni nadie harán olvidar su constante deseo de victoria y los valores que trascendieron fronteras, que hicieron que el Schalke 04 alemán, en homenaje, retirara el dorsal número 7 mientras el Real Madrid ni siquiera le había hecho un partido, el cual llegó tarde.

Nada ni nadie harán olvidar que su nombre llenó las calles del mundo, gracias a miles de niños que lucían orgullosos el dorsal 7 del Madrid, a pesar de saber que quizás nunca tendrían la suerte de conocerle.

Ya lo decía Valdano: “Tiene un gen de más, el ganador”, y sus hijos han podido comprobarlo, aunque tal vez, algunos de ellos, no le vieron en su máxima plenitud.

Raúl González junto a sus hijos, Schalke 04, Alemania - ElVestuario.es

Debería llamarse Raúl González Siempre. Siempre, Raúl. Siempre orgullo Blanco. Siempre Capi7án.

Raúl González el día de su salida del Bernabéu - ElVestuario.es

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.