Se trata de uno de los clubes más conocidos del planeta. Sus colores identifican a cientos de miles de personas que aun sin conocerse, tienen mucho de qué hablar cuando se encuentran. ¿Es por su historia? ¿Por sus jugadores? Es algo difícil de explicar. Pero lo cierto es que Real Madrid es una pasión que tiñe de blanco la sangre de muchos aún fuera de fronteras. Lo cierto es que el Real Madrid es un sentimiento capaz de recorrer diez mil kilómetros de distancia, y a través de la Fundación Real Madrid, asentarse en Uruguay, un pequeño país del sudeste americano, al que muchos llegan a confundir con una provincia de Argentina.

Allí, en el segundo piso del Colegio Español Miguel Cervantes de Saavedra, se encuentran las oficinas de su director, el Maestro Carlos Cambón, confeso hincha de Nacional (el equipo que forjó a Luis Suárez), quien asegura que “sufro más con el Real Madrid a distancia, que con mi equipo aquí en Uruguay”.

Cambón es uno más de los que, desde el otro lado del océano, llevan al Real Madrid en la sangre. Sus abuelos eligieron al Merengue por encima de las diversas opciones que les ofrecía su Galicia natal y las conexiones que pudo lograr, fueron haciendo mucho más profundo ese sentimiento que lo llevó en el año 2005, a iniciar las negociaciones con la Fundación Real Madrid para crear tres años después la ‘Escuelita José Emilio Santa María’.

Real Madrid en la región

Con el tiempo fueron surgiendo las de Bolivia, Ecuador, Colombia con más de 30 escuelas, Panamá, El Salvador y una de las más recientes, Guatemala. Pero cuando se creó la de Uruguay, con una realidad bastante diferente a la de muchos, pues quienes la integran son de clase media o media alta, solamente había dos cercanas: la de Chile, cuya situación es más parecida a la de Uruguay, pues tiene el respaldo del Gobierno Municipal; y la de Argentina, ubicada en un barrio de nombre ‘La Matanza’, con una realidad muy distinta: “Allí hay centenares de chicos en una situación económica compleja, osea que es una existencia bien adaptable a lo que es la Fundación Real Madrid”, explica el Maestro a ElVestuario.

Real Madrid en Uruguay

“Hubo que buscarle la vuelta porque en Uruguay no se estaban pasando necesidades, pero conté siempre con la gentileza de las autoridades”, reconoce el Maestro, quien puede decir con orgullo que “estamos haciendo algo por el Real Madrid a la distancia”.

La escuela utiliza recursos propios, “no media apoyo económico de ningún tipo, ni del club ni la Fundación”, excepto el de los balones y la indumentaria deportiva que se utilizan en los entrenamientos,del mismo modo que sucede con su par en Argentina.

Un aporte directo que sí hace el club a los chicos de la Escuelita en Uruguay, es que cuando una vez al año viajan a Madrid, además de disfrutar de la ciudad, pueden ver de cerca a sus ídolos del primer equipo.

Niños de la Escuela José Emilio Santamaría saltando al campo del Santiago Bernabéu

Niños y niñas junto al presidente de Real Madrid, Florentino Pérez

Niños y profesores junto al presidente de Real Madrid, Florentino Pérez (centro) y al director de la Escuela, Maestro Carlos Cambón (derecha)

“En mayo será la sexta vez que se hace y las cinco anteriores han salido espectacular porque los jugadores tienen contacto con ellos, ven el partido en un palco que está pegado a la cancha, les regalan toda la indumentaria del club, los llevan a museos, y además ellos juegan al fútbol contra escuelas de la fundación que hay en Madrid.Van a parques de atracciones, visitan la ciudad, etc…viven unos 7-8 días inolvidables, a nivel de lo que ofrece Real Madrid.

Florentino Pérez, presidente de Real Madrid, junto a los niños, en el vestuario del equipo, un lugar donde millones de personas en el mundo, anhelan ingresar.

El Colegio Cervantes tiene un acuerdo firmado desde 2001 con el Ministerio de Educación de España, por lo que “llevamos el rótulo de ‘Colegio Español’ en Uruguay de forma exclusiva y nuestros alumnos tienen una doble titulación uruguayo-española. Eso nos daba un aval”.

La Escuelita de Real Madrid en Uruguay nació “porque el Colegio ya tenía un vínculo con España  y después de estos siete años de vinculación se han dado cuenta de que pueden confiar en nosotros. Vienen inspecciones de forma permanente”.

El Maestro Carlos Cambón, director del Colegio Español en Uruguay, junto a Florentino Pérez, presidente de Real Madrid.

Cambón destaca además que “La Fundación es el alma de Real Madrid, por eso es que tiene el mismo presidente que el club, Florentino Pérez”, y que su presencia en Uruguay “es apenas simbólica, porque es un país muy futbolero y no podía faltar la marca Real Madrid”. Pero el fundamento general, es llegar a chicos de países que han sufrido guerras o desastres naturales, que se han quedado sin familia para que, a través del deporte, tengan oportunidades para desarrollarse.

El fútbol

A escasos metros del Estadio Centenario, donde se jugó parte del primer Mundial de fútbol FIFA, se encuentra el Méndez Piana, campo perteneciente a uno de los equipos profesionales del fútbol uruguayo, Miramar Misiones. Allí, con el colorido de las paredes del Monumento Histórico del Fútbol, cada martes durante el año lectivo, entrenan al caer la tarde, 120 niños pertenecientes al Colegio Cervantes. Los días de lluvia, la actividad se posterga.

Los niños entrenan con la excepcional vista del Estadio Centenario de fondo.

Profesores de educación física son quienes están a cargo de las actividades de los niños de la Escuelita Real Madrid.

La geografía del lugar permite que varias calles antes de llegar, se puedan ver las playeras blancas, relucientes, en esos pequeños cuerpos que alegres, corretean por el campo practicando deporte y disfrutando de un momento especial con sus pares.

Los niños son trasladados en un bus particular. El gran campo de tamaño profesional es dividido en cuatro zonas donde entrenan por un lado los preescolares (4 y 5 años), por otro primer y segundo grado, tercero y cuarto, y finalmente, quinto y sexto.

Pero “parte del convenio con el club es que haya chicos que solventen la cuota porque sus familias pueden pagarla, y otros que no”. Esos chicos son trasladados a los entrenamientos por sus padres  en forma individual y “como el fútbol, es algo muy unificador, el primer día están tímidos, pero ya al tercer o cuarto día están como si fuesen compañeros de toda la vida”.

Novedad 2015: Baloncesto

El pasado mes de noviembre, la Escuelita renovó el acuerdo con el club hasta 2017, con la promesa “de la instalación de una escuela de baloncesto”.Para eso, el Colegio llegó a un acuerdo con Miramar por el cual “le hicimos gimnasio, que antes era semiabierto y allí se va a jugar el baloncesto”. A cambio, podrán hacer uso del terreno por diez años sin costo alguno.

Cambón explica que en este caso el número de beneficiados será menor: “Por una cuestión de espacio, la idea es jugar con entre 50-60 chicos. Participarán los que más les gusta el baloncesto. Hay muchos a los que les gustan los dos, pero hay otros que no han podido ir al fútbol porque lo que les gusta más es el segundo deporte de Uruguay y ahora podrán practicarlo”.

La nueva escuelita quedará enmarcada bajo el nombre de José Emilio Santamaría, al igual que el fútbol “en homenaje a un gran ex jugador que todavía vive y tiene 85 años y nos cedió los derechos de su nombre, contento con que a pesar de hacer más de 50 años  que se mudó a Madrid, siga aquí presente en su país y en su ciudad natal”.

El Objetivo

Real Madrid no nos tiene a nosotros para competir ni para ser cantera de jugadores, sino como una actividad cien por cien de carácter social y no hacemos de intermediarios para nada”, aclara Carlos Cambón, “hay chicos que no tienen inclusión en el fútbol base porque no son buenos técnicamente, entonces la opción es jugar el ‘Intercolegial’, pero muchas veces también quedan fuera; y en el entorno que les da la fundación juegan todos, se ponen la camiseta, y ven que tanto ganar como perder se hace lindo”.

Por este motivo “preferimos profesores de educación física, que tienen más psicología y pedagogía que los entrenadores”. Sin embargo, hay una excepción. La única: Se trata de Luís “Ronco” López, un entrenador que tuvo repercusión al lograr que un humilde equipo como es Rampla Juniors obtuviera altas posiciones en la tabla del Campeonato Uruguayo en temporadas pasadas, y que genera mucha expectativa en los niños más grandes, con los cuales trabaja.

Niños de la Escuelita Real Madrid del Colegio Cervantes de Montevideo, Uruguay, junto al entrenador Luis ‘Ronco’ López. (Imagen de RealMadrid.com)

Impresiona ver cómo a pesar de rondar apenas los diez años, prestan atención a ciertos aspectos técnicos y realizan reiteradas veces, con una sonrisa en sus rostros, los distintos ejercicios que les indica el popular personaje, mientras que unos metros a la izquierda, otros grupos de menor tamaño aparecen jugueteando entre balones y playeras del Mejor Equipo del Siglo.

El único aporte de Real Madrid y su Fundación, a la Escuelita José Emilio Santamaría, es en equipamiento deportivo.

¿Basta con decir que es uno de los mejores clubes del planeta? ¿Que es el sueño de muchos niños y la ilusión de cientos de miles de todas las edades? ¡No! Real Madrid es mucho más que eso…

Real Madrid es lo que significa para cada uno… es un sentimiento, y como tal, suma cada día más adeptos y no conoce distancia, ni diferencia horaria.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.