Santa Semana. Así es como querría apodar el F.C. Barcelona esta semana de marzo. La oportunidad de avanzar hacia los triunfos durará poco más de 180 minutos en tan solo cuatro días. Dos encuentros de 90 minutos cada uno. Dos grandes rivales. Dos inmensas competiciones: Champions y Liga. Dos opciones: Ganar o perder.
El F.C. Barcelona afronta sin lugar a duda una de las pruebas más complicadas en lo que al fútbol se refiere. Los hombres de Luis Enrique tienen la mágica ocasión para demostrar que quieren seguir creando historia. Conscientes de que todo es posible y que la aparente ventaja no sirve para calmar ánimos, los culés deberán salir sobre el terreno de juego vestidos de gladiadores y con ánimo luchador. Solo es posible ganar. Solo vale enviar el esférico al fondo de la red.
18 de Marzo de 2015. Nueve de la noche. Himno universal, piel de gallina. Balón dispuesto a rodar. Los ingleses han venido a conquistar, ya antes han dominado las calles de la ciudad condal y ahora buscan apoderarse del Camp Nou. Tic Tac… Tic Tac…
La fortaleza azulgrana ha sido arrolladora. Messi, estelar y mágico. Los jugadores, enérgicos, concentrados y ganadores. A pesar de los palos fallados, los culés han sido capaces de superar a un Manchester City que ha jugado y dejado jugar. Victoria de una primera batalla. Gloria en un majestuoso encuentro. Ahora, tiempo hasta el domingo, momento en que podremos calificar la semana. De momento está siendo santa… para que sea total, ¡otro encuentro!
22 de Marzo de 2015. Nueve de la noche, shhhtttt, quieto, silencio, todo parado. No, no se terminará el mundo pero como si de eso se tratase. Real Madrid y F.C. Barcelona. F.C. Barcelona y Real Madrid. Un partido, no, mucho más que un encuentro. Calles vacías, bares llenos, himnos preparados para ser cantados… Se disputará uno de los partidos más ansiados en lo que a fútbol español se refiere.
Los equipos tradicionalmente apodados los más grandes de la Liga Española se enfrentan de nuevo y el planeta solo tiene una misma preocupación.
Deseando oír el silbato final pero al mismo tiempo querer detener el tiempo. Eso es el clásico, un sin fin de matices. No obstante, este año tiene connotación especial. Luis Enrique puede empezar a hacer historia dentro de Can Barça y por supuesto no dejará escapar esta maravillosa circunstancia para hacerlo. El himno lo reclama… es un clam y así debe ser. Juntos y nunca rendidos. Juntos y jamas vencidos. Barça, adelante y que siga el espectáculo. Que siga siendo la SANTA SEMANA.

Sobre El Autor

Mireia Morais

“No hay nada más peligroso que no arriesgarse.” Pep Guardiola.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.