Aún no es oficial, pero pronto lo será. Un secreto a voces que para muchos atléticos va a ser una mala noticia, aunque para otros, a lo mejor, es buena dada la manera que a veces tenía de moverse por el campo, ya que en media hora daba todo lo que tenía y luego flojeaba. Arda Turán, si no es ni hoy, ni mañana, dirá adiós al Atlético de Madrid.

Se terminó el ‘ardaturanismo’ en Madrid. Se terminó la magia del mago para los atléticos. Se terminó esa sensibilidad y esa forma de mecer la pelota en cada encuentro. Se terminó  la calidad y la clase que desprendía en cada toque de balón. Se terminó esa creación de juego como él sabía. Se terminó ese baile a los defensas, con caños incluidos, como a Piqué (próximo compañero de equipo en el Barcelona), por ejemplo. Se terminaron esas asistencias (23 en total) marca de la casa turca. Se terminaron esas barbas que le caracterizaban y esa ‘ida de olla’ en momentos puntuales que te hacían sentir que el equipo al completo tenía más sangre y garra para afrontar los encuentros. Se terminaron esos goles mágicos (22) y esos tantos importantes que daban puntos y fases de clasificación. Se terminaron esos gritos de alegría al levantar una copa o de rabia cuando algo no le salía bien. Se terminaron esas grandiosas cuatro temporadas y esos 178 partidos con la rojiblanca (en el puesto número 75 de jugadores con más partidos disputados en toda la historia del club).

El Calderón y todo el aficionado atlético dice adiós a un ‘jugadorazo’, con todas las letras. Los colchoneros ya no podremos disfrutar de su magia, ahora lo podrán hacer los culés, porque el futuro del turco recae en el Camp Nou. Aunque aún no haya nada oficial es más que un secreto a voces que Arda Turán, la pasión turca atlética, se marcha al Barcelona. Pero Arda, no podemos despedirnos de ti sin darte las gracias por estos cuatro años en el Atleti. Así que, por todo esto y mucho más: GRACIAS ARDA.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.