En Alcorcón están de celebración. Pero no una celebración festiva, sino una celebración deportiva. Y es que en este municipio madrileño hay un club que cumple diez años. Diez años de pura entrega por parte de todos los que lo componen, de lucha por mejorar cada día y de conseguir los sueños de una gran familia como es ‘El Amistad’.

Sí, así se llama este “pequeño” y humilde club, ‘El Amistad’. Justo el nombre que lleva la esencia de lo que se compone y promueve este club, los valores de la amistad y del compañerismo entre unos y otros. Aunque se diga pronto, de pequeño no tiene nada. Comenzó con 24 niños a su cargo y a día de hoy ya alberga a nada más y nada menos que a 416. Niños que ven realizado su sueño por el mero hecho de jugar a lo que más les llena, el fútbol. Pero El Amistad no es un club cualquiera. Cada día que pasa intenta mejorar en todos los aspectos. Es cercano con sus jugadores y familiares que lo integran; e intenta dar ejemplo jornada tras jornada tanto a los que lo forman como a aquellos que lo tratan desde fuera.

Todo empezó en 2005, cuando el Unión Deportiva San José Valderas se fusionó con El Trival (la directiva actual de El Amistad estaba en el Valderas). En dicha unión todos estuvieron de acuerdo excepto los padres, ya que prefirieron unas instalaciones más cercanas a sus viviendas, por lo que la directiva decidió crear un club nuevo. El vicepresidente del C.D.E. Amistad, Miguel Ángel Sopuerta, nos cuenta cómo fueron los inicios de esta creación tan importante para Alcorcón. “Muy felices de cumplir 10 años. La historia del nombre no la recuerdo bien, pero queríamos que empezara por ‘A’ -por aquello que los equipos se les nombra al primero el A, al segundo el B y al tercero el C- y como salieron dos grupos pues decidimos un nombre que empezase por ‘A’ y otro por ‘B’. Entonces hicimos una encuesta a todos los integrantes que conformábamos por aquel entonces el club, incluyendo a padres y a niños, y creo que fue uno de ellos quien lo dijo“, recordaba sonriente Miguel Ángel.

A partir de ese día, se fundó y se constituyó como Club Deportivo Elemental Amistad de Alcorcón. Toda organización tiene un logo o un icono que les identifica y El Amistad no iba a ser menos como escuela de fútbol que es. Lo más llamativo del icono que les representa son los delfines en la cabecera del escudo, los cuales lo sustentan. La responsable de comunicación, Marta Peña Roca, nos cuenta cómo y por qué decidieron esos animales, “en los comienzos este era un club de barrio, de familias y entonces se consultó y se pidió a los niños que hiciesen un diseño de cómo sería el escudo y lo que llevaría. Y de todos los dibujos salió un ganador que había hecho el logo con unos delfines y por ello lo lucimos con orgullo porque fueron de los primeros niños que participaron en el club“.

Todo el equipo directivo trabajó para formar un grupo lo bastante amplio como para dar abasto a todos los que quisiesen apuntarse. Después de lo conseguido, para el vicepresidente lo más importante son los valores que se inculcan en El Amistad. “Lo que buscamos es que aprendan. Estamos muy pendientes de ellos. Queremos que se diviertan, les intentamos enseñar los valores del deporte: el compromiso, el compañerismo, el esfuerzo, la responsabilidad, higiene en vestuarios, calzado etc. Ese trabajo es el que nos ha hecho ahora llevar 10 años y poder disfrutar de una materia como esta“, afirma orgulloso de todo lo que han hecho.

Como todo club, organización y sociedad tienen que financiarse. Pero El Amistad es un club deportivo sin ánimo de lucro, en el que los ingresos de las cuotas de los niños van destinados y dedicados a invertirlo en ellos. Los únicos que cobran -que realmente es una pequeña ayuda por la labor que desempeñan-, son los entrenadores, ya que siempre cuentan con gente formada y titulada, por lo que con esa ayuda reconocen el trabajo que realizan, la dedicación y el tiempo. “A día de hoy, la cuota anual es de 190 euros. Normalmente la tenemos fraccionada en dos pagos de 95 euros. En ese pago viene la inscripción, el seguro, entrenadores, tramitación de licencias, arbitrajes, equipación de juego, etc. De hecho, la ropa la lavamos nosotros, ellos solo tienen que aparecer el día del partido con sus botas y espinilleras. Realmente parecen profesionales y eso nos diferencia mucho del resto de clubes“, comenta Miguel Ángel.

No obstante y a pesar de las facilidades que ofrece el club, el vicepresidente es realista y comprende la situación actual del país, “si alguna familia tiene algún problema se permite fraccionar el pago en más veces. Tenemos descuentos para familias en paro, familias numerosas… También para familias que tienen más de un niño aquí apuntado. Tampoco es una cuota cara, de hecho es la más baja de Alcorcón, pero intentamos ayudar para que ningún niño se quede sin jugar al fútbol“.

Además del ingreso de las cuotas de los niños, hay colaboraciones de algún patrocinador, pero toda la ayuda que dan va destinada a actividades que hacen durante la temporada, porque no solo juegan partidos de fútbol y entrenan cada semana, sino que también hay campus y excursiones. De hecho, la semana que viene empieza el campus de Semana Santa en el que el lunes, el martes y el miércoles se concentran en las instalaciones de Alcorcón y además de divertirse jugando al fútbol hay talleres. “Utilizar la excusa del fútbol para hacer algo más es lo que intentamos. Por ejemplo, hemos hecho rugby, ahora hemos montado una escuela de hockey y así la formación del niño será mucho más amplia“, afirma Sopuerta.

Aparte del trato, los valores, los campus y el bajo precio, El Amistad también se diferencia por tener una escuela de porteros, lo que diferencia aún más de otros clubes. Estos normalmente no tienen recursos para ofrecer un entrenamiento de calidad al portero, porque el entrenador del equipo no suele tener esa formación para entrenar a un portero. Por ello se creó una escuela abierta a alumnos de El Amistad y externos, en la que con un profesional del sector se pueda dar un servicio y un entrenamiento bueno con el que aprender y que el niño disfrute con lo que le gusta. Además, la suerte que tiene este club es que ahora mismo esta materia la dirige el entrenador de porteros del Getafe, Oliver Cuadrado, el cual le da un punto y un salto de calidad que un entrenador de un equipo no tiene. “Es intentar dar un servicio completo en todos los sentidos. Cada año poco a poco intentar incorporar algo más a la actividad ordinaria“, añade Miguel Ángel.

Y como los que hacen a los niños más grandes son los entrenadores, El Vestuario también ha podido hablar con uno de ellos, el técnico del Infantil C, Jesús Cordón, y esto era lo que nos decía sobre su labor en el campo con los chicos, “nosotros basamos todo nuestro trabajo en que haya una relación con todos los compañeros, no solo en enseñar, sino también en inculcar los valores de este club“. Pero esto no solo es para los más pequeños. El Amistad puede presumir de tener todas las categorías -en fútbol 7, fútbol 11 y fútbol sala-, desde chupetines y prebenjamines, los cuales entran a los 4 años, hasta el primer equipo, el Aficionado. “Cualquiera que quiera jugar puede desarrollar toda su vida deportiva aquí“, asegura el vicepresidente, Miguel Ángel Sopuerta. Hay que recordar que en El Amistad, en estas categorías hay equipos mixtos hasta infantiles y también tienen equipo femenino.

Todo esto en un club que lleva diez años mejorando en todo por y para los niños, para que ellos, que son los protagonistas, disfruten de lo que más les gusta, jugar al fútbol. Los valores de El Amistad son fundamentales para prosperar año tras año y sobre todo, es importante la ilusión que pone cada integrante que forma la directiva, así como los entrenadores que están al frente y al pie del cañón de cada equipo. Todos ellos conforman El Amistad y día a día, desde hace diez años, hacen un club grande.

Sobre El Autor

María Ruiz

"En esta vida no te perdonan si dejas de ganar, y te odian si ganas siempre." Jorge Valdano.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.