No importa la época del año en que nos encontremos, si uno viaja a según qué partes del territorio español es probable que se sienta un poquito forastero en su propia casa. Y eso incluye al fútbol, claro.

Las islas Canarias, Baleares, Andalucía y Levante son testigo durante estas fechas de la avalancha de turistas que acude a nuestras tierras en busca de sol, playa, un poco de comida, “un mucho” de alcohol y fiesta. Sobre todo, fiesta. Estos factores, sin embargo, no están reñidos con el deporte rey en nuestro país y en el de tantos otros.

Pongamos que uno se va de despedida de soltero a Benidorm. Se lleva a sus amigos, hermanos, primos, tíos y hasta a sus padres si se animan (que se animan). Pero uno, y los suyos con él, es de algún barrio inglés, muy forofo de algún equipo inglés y ávido consumidor de cualquier partido de la liga inglesa que le pongan delante. Y los hosteleros españoles lo saben, claro.

bar guiri

Así que usted que ha ido pasar el puente de mayo a la costa levantina huyendo de la rutina de la ciudad y es aficionado al fútbol y quiere ver un partido de su equipo… pues igual lo tiene difícil.

Y es que por según qué partes de la ciudad se mueva uno es posible que los únicos partidos que encuentre en la televisión sean partidos de la Premier League o la Bundesliga. También es posible que no entienda los carteles de los bares, que los camareros no le entiendan a usted y que acabe pidiendo dos pintas por 3,80 euros.

Si por fortuna es usted seguidor del Barça o el Madrid igual tiene algo de suerte en la zona guiri.  Si no, le tocará irse a la zona local, a una peña del Granada, a una taberna “mañica” de comida andaluza, o a cualquier bar poblado por señores con canas, café, puro y pacharán. No le faltarán entretenimiento y aprendizaje, eso seguro.

Otra opción es encargar una paella tardía en el bar de toda la vida y prepararse para sábado de un maratón de Liga BBVA.

bar Benidorm

Lo que está claro es que no importa la nacionalidad, el acento o el nivel de quemazón de la piel. En cuestión de amor a nuestro deporte, en cuestión de pasión, todos hablamos el mismo idioma. We love football.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.